Publicado en Uncategorized

“EL MARAVILLOSO ESPECTRO DE UNA ROSA NEGRA”


P1120816

P1120816

 

 

 

 

Una primera parte excepción,
sinceramente y creo
rigurosamente acaeció.
Que a la vuelta sucumbiría a la locura…
tal y como estaba escrito,
en su diario arcádico,
mis regresos al protagonismo,
me mantuvieron desprotegido,
huida y reencuentro con la familia,
y nuevas aventuras,poemas,y esperanzas,
dándole al lenguaje mayor viveza,
y refugiándose en lo religioso,
popular y tradicional,
del preludio de cualquier obra,
que va a ser ilustrada…
Mi vida un poco fue el baile.
Bronislava Nijinska,
hermana de Nijinski,
al igual me sucedió,
llegó la “mente innata”,
el cuerpo lo mismo,
lo mojé en agua estancada,
se violó y nunca se supo,
si representaba la culminación,
de una tradición de bailarines,
es el espectro de la rosa,
figuraba la homosexualidad
sin yo saberlo y verlo,
en el cuerpo y movimientos…
como los del baile,
captación ilustrada,
de grandes artistas,del mundo.
Hablar,gesto,danza y arte,
sólo lo supera lo femenino,
y el amor a lo masculino,
del joven que enloquecerá,
de una forma mala,desencaminada y…
se refugió en los suyos,
maltratado tobillo,
situación que le daría alas,
en la tierra,en su vida,
le convierte en el mejor bailarín,
de todos mis recuerdos.

“Realmente me sucedió así”

 

 

Publicado en Uncategorized

“Maltrato infantíl : su abordaje integral”-Curso-


IRAK+NI%C3%91O

 

 

Irak2

 

 

Irak

 

 

Gse_multipart72529_tmp

El maltrato infantil es tan antiguo como la humanidad misma. En la Biblia se recogen pasajes donde se describen diferentes ejemplos, siendo la Matanza de los Inocentes, uno de los más conocidos. El Síndrome del Niño Golpeado fue descrito por primera vez en 1868, por Ambrosie Tardieu. Es en la sociedad moderna cuando el ejercicio de conductas violentas sobre niños y adolescentes se valora acertadamente como un problema de salud cuya repercusión transciende lo individual y engloba a la familia, la escuela y la sociedad en general. El Parlamento Europeo (1985) definió el maltrato infantil como \”toda violencia, no ocasional, contra la integridad física y/o psíquica del niño, o la privación de cuidados, por parte de sus padres o cuidadores que conlleve perjuicios hacia el niño al herirlo, dificultar su desarrollo o inducirlo a la muerte”. En la comunidad científica, y en otros sectores sociales, crece el interés por el estudio del maltrato infantil en todas sus aristas y en especial en cuanto a la prevención y conducta a seguir para su mejor abordaje. En el curso se brindará información actualizada acerca de:

• Aspectos neurobiológicos en el maltrato infantil.
• Clasificación del maltrato infantil.
• Características del niño maltratado.
• Características de la(s) persona(s) que ejercen maltrato.
• Manifestaciones psicopatológicas vinculadas al maltrato.
• Manejo integral del niño maltratado.
• Prevención del maltrato. Serán abordados:
• Maltrato físico.
• Maltrato psicológico
• Abandono físico (Negligencia).
• Abandono emocional.
• Abuso sexual.
• Síndrome de Münchausen.
• Maltrato prenatal.

 

DESTINATARIOS:

El curso va dirigido a: noveles médicos de Psiquiatría Infantojuvenil y de Psiquiatría general, a médicos de Atención Primaria y de Medicina de Familia, Psicólogos Clínicos, Pedagogos, Defectólogos, Residentes de Psiquiatría, alumnos e internos de Medicina, estudiantes de Psicología Clínica, psicoterapeutas, enfermeras, trabajadores sociales, padres, maestros, profesores y en general a todos los interesados en actualizar los conocimientos acerca de la temática abordada.

 

1) OBJETIVOS:

 

General:

Ampliar los conocimientos sobre el Maltrato Infantil en sus diversas modalidades.

 


Específicos:

  • Identificar al niño sometido a maltrato.
  • Reconocer las distintas modalidades de Maltrato Infantil.
  • Describir las características de la(s) persona(s) que ejercen maltrato.
  • Precisar estados comórbidos vinculados al maltrato.
  • Desarrollar estrategias de intervención dirigidas al niño maltratado.

 

 

 

2) METODOLOGÍA:

 

 

  • Cada módulo está confeccionado con presentaciones en formato WORD, POWER POINT y en PDF, que se publicarán en el aula virtual, según el programa, para su estudio individual, intercambio y discusión colectiva.
  • Contraseña específica a los participantes para acceder a los módulos docentes expuestos en el aula virtual.
  • Apertura de un foro sobre los contenidos de los módulos, abierto a los participantes y a la profesora.

 

 


3) PROGRAMA:

 

MÓDULO I. GENERALIDADES (Primera Semana)

  • Cuadro Clínico y epidemiología.
  • Características del niño maltratado.
  • Características de las personas que ejercen maltrato.

 

MÓDULO II. INTERVENCIONES TERAPÉUTICAS (Segunda Semana)

  • Abordaje integral del niño maltratado.
  • Prevención del maltrato y sus complicaciones.

 

(Tercera Semana)

  • Consolidación de conocimientos.
  • Evaluación.

 

 


4) CRITERIOS DE EVALUACIÓN:

 

 

La evaluación es participativa, aplicándose al finalizar el método P. N. I. del curso (Lo Positivo, lo Negativo y lo Interesante) y se realizará una evaluación final con cuestionario de selección múltiple. Los participantes más destacados recibirán materiales publicados por la Profesora Ana María Gómez García.

 

 

 

 


5) ANA MARÍA GÓMEZ GARCÍA, BREVE CURRICULUM:

 

  • Doctor en Medicina: Facultad de Medicina de la Habana, 1969.
  • Especialista de Psiquiatría Infanto-Juvenil, 1976.
  • Profesora Auxiliar de la Universidad Médica de La Habana y de La Universidad Virtual de Salud de Cuba. Profesora Adjunta de la Universidad Pedagógica de La Habana.
  • Asesora del Vicedecanato de Postgrado de la Facultad Manuel Fajardo.
  • Ha participado en numerosos eventos sobre su especialidad y otras afines.
  • Autora de más de 170 ponencias sobre temas de la especialidad.
  • Ha impartido numerosos cursos de postgrado.
  • Ha participado en diferentes investigaciones desarrolladas por el Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de Educación y por el Centro de Neurociencias de Cuba, del cual es colaboradora.
  • Cuenta con diversas publicaciones y ha participado en la confección de planes y programas de estudio para la Residencia de la Especialidad.
  • Tutora de numerosas tesis para obtener la especialización en Psiquiatría Infanto-Juvenil y Medicina General Integral, así como de Diplomados y Maestrías.
  • Es miembro de diversas sociedades científicas de Cuba y de otros países.

 

Publicado en Uncategorized

“Santiago Ramón y Cajal : vida y obra”


Santiago Ramón y Cajal, célebre médico, histólogo, científico y escritor español, nacido en Petilla de Aragón, Navarra, el 1 de mayo de 1852 y muerto en su casa de Madrid a los 82 años, el 17 de octubre de 1934, presenta un interesante rasgo biográfico bastante agitado y denso a lo largo de su vida.

Infancia y juventud
Su infancia y juventud estuvieron siempre marcadas por un constante enfrentamiento entre su rebeldía y el temperamento enérgico autoritario de su padre, Justo Ramón, un verdadero hombre pragmático y descendiente de una modesta familia de labradores aragoneses, naturales de Larrés (Huesca), que consiguió, con meritorios sacrificios, pasar de cirujano de segunda clase a finalizar sus estudios de Medicina en la Universidad de Valencia (1854). Luego se marchó a Luna y a otras aldeas del Alto Aragón, terminando como profesor de Anatomía en la Universidad de Zaragoza (1869). Con estos antecedentes, se comprende que inculcase con ahínco a sus hijos el culto al trabajo y a la ciencia práctica, considerando inútil toda la cultura literaria y artística.

A los 10 años de edad, Santiago tenía ya bien definidos los rasgos fundamentales de su carácter: robustez física, ingenio, habilidad manual, voluntad indomable, amor a la naturaleza y clara vocación por el arte del dibujo y la pintura. Tras unos años de comportamiento díscolo y poco aplicado en el aprendizaje, inicia sus estudios primarios en la Aldea de Valpalmas en 1856. La compenetración entre padre e hijo se hizo cada vez mayor, y ya antes de iniciar la carrera de Medicina, Santiago recibió clases de Anatomía de su progenitor (1869-1873).

Vida académica
y universitaria
De ese modo, inicia Medicina en la Universidad de Zaragoza, sin tropiezos, pero sin sobresalir demasiado, estudiando con intensidad las asignaturas que más le interesaban, sobre todo Anatomía y Fisiología. Su padre, que entonces era profesor de disección, le ayudaba en la preparación anatómica y Santiago se sentía a gusto con aquellas enseñanzas que, además, le permitían aplicar sus conocimientos artísticos con detallados dibujos anatómicos.

Cuando finalizó sus estudios de Medicina en España se había proclamado la Primera República (1873-1874) y Castelar instauraba el servicio militar obligatorio. Decidió entonces preparar oposiciones a la Sanidad Militar y en abril de 1874 obtuvo plaza de “primer ayudante médico” tras ser destinado a Cataluña, donde actuaban partidas carlistas. Fue ascendido a Capitán-médico y el 30 de mayo de 1874 se embarcó desde Cádiz con destino a Cuba.

La Guerra de Cuba le puso en contacto con la realidad: su nobleza de carácter y su honestidad pronto le ocasionaron serios contratiempos. Desde allí pudo comprobar cómo la desorganización y la corrupción administrativa era tan dañinas para los bravos soldados españoles como las armas de aquellos rebeldes.

Después de servir un año en Cuba como Oficial de Sanidad, regresó enfermo a España el 30 de mayo de 1875. La caquexia producida por las repetidas infecciones palúdicas y por la disentería contraída en el servicio médico prestado a las tropas, le obligaron a solicitar la baja absoluta en el Ejército al declarársele “inutilizado”.

En tanto se reponía de su salud quebrantada, inició sus investigaciones de Anatomía y Embriología en Zaragoza sin apenas contar con medios. Decide entonces prepararse para opositar a Cátedras de Anatomía. En 1876 obtiene una plaza de “practicante de primera clase” en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, de Zaragoza. En 1877 conoce al Dr. Aureliano Maestre de San Juan, cabeza de la Histología universitaria española, lo cual le motiva para iniciarse como alumno en Micrografía al cursar estudios de doctorado. Desde allí pudo observar, por primera vez, preparados histológicos en un microscopio.

Maravillado por las imágenes, a su regreso a Zaragoza instaló en el desván de su casa un pequeño laboratorio en el que invirtió los pocos ahorros que le quedaban de su época como militar en Cuba, y se presenta a las oposiciones de las cátedras de Anatomía de Zaragoza y de Granada, obteniendo únicamente el voto de Rafael Martínez Molina, uno de los introductores de la Medicina experimental en España.

Poco después sufre una hemoptisis que le obliga a guardar dos meses de reposo. En marzo de 1879 gana por oposición la plaza de Director de los museos anatómicos de la Facultad de Medicina, que había vuelto a ser creada en Zaragoza dos años antes. En julio del mismo año se casa con Silveria Fañanás García.

Cajal médico-investigador
En estos años publicó sus dos primeros trabajos: “Investigaciones experimentales sobre la inflamación en el mesenterio, la córnea y el cartílago” (1880) y “Observaciones microscópicas sobre las terminaciones nerviosas en los músculos voluntarios” (1881).

Obtuvo la Cátedra de Anatomía de la Universidad de Valencia en el año 1883 cuando tenía ya 31 años de edad y comienza a publicar por fascículos su “Manual de Histología”. La epidemia de cólera que se declaró en Valencia en 1885 y que se extendió rápidamente a otras regiones le obligó a interesarse por la Microbiología, así como la actividad científica motivada por el método de la vacunación anticolérica de Ferrán, aplicada por primera vez en esta ciudad.

Publicó la monografía “Estudios sobre el microbio vírgula del cólera y las inoculaciones profilácticas” (1885); en estas investigaciones analizó las características del germen productor del cólera y la efectividad de la vacuna propugnada por Jaime Ferrán.

Pasada su dedicación microbiológica circunstancial, retornó al estudio de la Anatomía Microscópica revisando todos los tejidos, lo que le permitió publicar un libro de texto “Manual de Histología Normal y técnica micrográfica” (1884-1888). Basándose en sus observaciones microscópicas publicó artículos de divulgación científica dirigidos a profesionales de la Medicina que firmaba con el seudónimo de Doctor Bacteria. Ese mismo año aparece en el Internationale Monatschrift el primer trabajo que publica en el extranjero en francés sobre el tejido epitelial y las células musculares de los insectos. En 1887 conoció la existencia del método ideado por el médico e histólogo italiano Camillo Golgi (1844-1926), que permitía visualizar con detalle la estructura de las células nerviosas. Cajal, que pronto se apercibió de las grandes posibilidades del método, lo perfeccionó y lo empezó a aplicar intensamente en sus estudios del tejido nervioso.

Ese mismo año se modificaron los estudios de Medicina en España, lo que dio lugar a la creación de Cátedras de Histología y Anatomía Patológicas. Cajal logró por oposición la Cátedra de Histología de la Universidad de Barcelona. En la ciudad Condal desarrolló un período más fecundo y activo de su labor científica, iniciando la ingente tarea de explorar todo el sistema nervioso mediante el empleo del método Golgi “no ya con ahínco, sino con furia”.

Hasta entonces, poco se conocía de la estructura microscópica del tejido nervioso. Se aceptaba que las células nerviosas, a través de sus prolongaciones, formaban un red continua por la que se transmitía el impulso nervioso de una manera difusa. Con el método de tinción de Golgi se identificaban las prolongaciones de las células nerviosas -una larga y muy fina, al axón, y otras más gruesas, como ramas de un árbol llamadas “dendritas”- pero se desconocía cómo terminaban los axones. No obstante, imperaba la idea de que formaban una red continua, resultado de la fusión de los axones procedentes de las numerosas células nerviosas. Cajal tuvo la genial idea de aplicarlo al sistema nervioso de animales jóvenes y en desarrollo, pues es entonces cuando el tejido nervioso tiene una estructura más simple y, en consecuencia, cuando resulta más fácil reconocer las prolongaciones de las células nerviosas. De este modo, pudo introducir su teoría neuronal o de la independencia de las células nerviosas, al demostrar que éstas son la parte fundamental del sistema nervioso y que por medio de sus prolongaciones axonales y dentríticas unas células se comunican con otras por simple contacto, pero sin llegar a estar unidas, es decir, sin formar una red.

Años más tarde, en 1932 estos puntos de contacto de los axones con las dendritas y con los cuerpos celulares fueron llamados “sinopsis” por el fisiólogo inglés Charles Scott Sherrington, Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus investigaciones sobre el sistema nervioso (1932). Tales investigaciones inicialmente trabajadas por Cajal entre los años 1887 a 1889, fueron realizadas con una modificación del método de Golgi en el cerebelo de las aves y los mamíferos, y en la retina, la médula espinal y el lóbulo óptico de las aves; en todas esas estructuras pudo comprobar la independencia de las células nerviosas.

Ya en mayo de 1888 sus descubrimientos eran tan abundantes que se vio obligado a editar por su cuenta la revista trimestral Histología Normal y Patológica, de la que solamente aparecen tres números. Así pues, 1888 pasa a ser el año cumbre de su carrera que además, coincide con la celebración de la Exposición Universal de Barcelona, donde descubre finalmente las leyes que rigen la morfología y las conexiones de las células nerviosas en la sustancia gris.

A partir de entonces inicia contactos con los medios científicos internacionales. Sin embargo, estos importantes hallazgos no fueron fácilmente aceptados por los investigadores extranjeros. De hecho, en las mejores revistas de Anatomía e Histología, que en aquella época eran alemanas, no se hacía referencia a ellos. Ante esta desesperada situación, Cajal opta por presentarse personalmente en el Congreso de la Sociedad Anatómica Alemana que se iba a celebrar en Berlín en octubre de 1889 y en el que iban a reunirse los anatómicos, histólogos y embriólogos más prestigiosos del mundo en la época. El histólogo alemán Albert von Kölliker, dirigiéndose a Cajal, le dijo: “Los resultados observados por usted son tan bellos que pienso emprender inmediatamente, ajustándome a su técnica, una serie de trabajos de confirmación. Le he descubierto a usted y deseo divulgar en Alemania mi descubrimiento”. De hecho, Kölliker, a sus 72 años, aprendió español para poder conocer los primeros trabajos de Cajal y gracias a este prestigioso médico suizo pudo el científico español adentrar en las puertas al mundo científico europeo hasta llegar al Premio Nobel.

De ese modo, el Congreso de Berlín de 1889 fue sin duda el mayor acontecimiento en la vida científica de Cajal pues a partir de esa fecha, sus investigaciones fueron más intensas y logró importantes descubrimientos sobre la retina, el bulbo olfatorio y la médula espinal. A su regreso, inició el estudio del desarrollo embrionario del tejido nervioso (neurogénesis), demostrando cómo en la célula embrionaria el axón crece progresivamente guiado por un engrosamiento en su extremo libre llamado “cono de crecimiento”. A finales de 1889 perfeccionó sus conocimientos en Anatomía Patológica en el Hospital de Santa Cruz, estudiando tumores, inflamaciones e infecciones, lo que posibilitó a principios del año 1890 la publicación, como primer resultado de esas investigaciones, de la primera edición de su “Manual de Anatomía Patológica”.

En 1891 da a conocer su “Ley de la polarización dinámica de las neuronas”, en una comunicación presentada en el Primer Congreso Médico-Farmacéutico Regional de Valencia, según la cual la transmisión del impulso o corriente nerviosa se dirige desde las dendritas y el cuerpo celular al axón que, a su vez, lo transmite a sus ramificaciones terminales.

En 1892 se trasladó definitivamente a Madrid, tras haber pasado 5 años en Barcelona, donde había realizado sus mejores trabajos, pero consideraba que sólo en la capital de España podría conseguir los medios que precisaba para su futura labor. Además, necesitaba mejorar sus recursos económicos, muy mermados por los gastos de laboratorio, la adquisición de revistas extranjeras y las necesidades de su numerosa familia. Pronto reanudó sus estudios histológicos e introdujo la “Teoría Neurotrópica” en la que postulaba que el crecimiento de los axones durante el desarrollo embrionario del tejido nervioso se realiza bajo la influencia de sustancias químicas segregadas por diversos tipos celulares (quimiotactismo). Todo ello le permitió ganar brillantemente la oposición en abril de 1892 a la Cátedra de Histología y Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Madrid (actual Complutense).

Reconocimientos y méritos científicos-académicos
En 1894 fue invitado a pronunciar en la Royal Society, de Londres, una Croonian Lecture titulada “La fine estructure des centres nerveux”, en la que expuso sus investigaciones histológicas; poco después, es nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Cambridge. Cajal fue un hombre de gran cultura y de mentalidad liberal progresista, que gustaba de asistir a tertulias en casinos y cafés. Durante su estancia en Valencia y Barcelona, mantuvo contacto con pensadores liberales y, en el Ateneo de Madrid participaba asiduamente en las polémicas político-sociales de aquellos años. En 1897 ingresa en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de Madrid, pronunciando el discurso polémico “Fundamentos racionales y condiciones técnicas de la investigación biológica”, cuya primera parte de su exposición versará sobre reglas y consejos sobre investigación científica. Los tónicos de la voluntad, donde enfoca su verdadera preocupación por la decadencia científica de España.

Publicado en Uncategorized

“ANOTACIONES HISTÓRICAS SOBRE LA CONTRACEPCIÓN


“Anotaciones históricas sobre la contracepción”

La manifestación escrita más antigua sobre un método de contracepción procede ni más ni menos que del Génesis (38: 8-10) y hace referencia al mandato que recibió Onán de procrear en su cuñada viuda, para asegurar de esta forma la sucesión de la tribu, mandato que él desobedeció al practicar con ella el método anticonceptivo más espontáneo y antiguo que existe, el coitus interruptus:

“…pero Onán, sabiendo que la prole no sería suya, cuando entraba en la mujer de su hermano se derramaba en tierra. Por lo cual el Señor le hirió de muerte por acción tan detestable”. Lo que no deja de tener tintes curiosamente cómicos es que el patronímico de Onán, que protagonizó, como queda dicho, el más famoso “coitus interruptus” bíblico, al beneficiarse por mandato paterno de su cuñada, ha sido utilizado a lo largo de la Historia para furtivamente denominar al onanismo, práctica sexual que nada tiene que ver, como es sabido, con la que, según el Génesis, practicaba Onán.

En los papiros de Kakun (1850 a.C.) y de Ebers (1550 a.C.) se mencionan algunos procedimientos anticonceptivos. Todos ellos consisten en sustancias que introducidas en la vagina de las bellas egipcias intentaban lograr el efecto deseado, bien por sí mismas, como es el caso de la miel, que actuaba como contraceptivo de barrera al impedir el avance de los aventureros espermatozoides, o la col, brea, pulpa de dátiles; bien por verdadero efecto espermicida, cuando la espiga de acacia al fermentar con la miel forma ácido láctico, ácido que está presente en algunos anticonceptivos actuales.

Tampoco faltaba la colaboración de prácticas ahuyentadoras de los malos espíritus, cuyo papel en la reproducción de la especie humana no nos relata ninguno de aquellos papiros. Entre estas prácticas espantadoras de demonios hay una, ciertamente eficaz, no tanto por su poder ahuyentador como por su efecto antilibidinoso y por tanto disuasorio de todo cortejo sexual. Cuéntase que aquellas jóvenes y resignadas mujeres introducían por vía vaginal excremento de cocodrilo, material muy acreditado por aquel entonces como anticonceptivo.

Pero no satisfechas las egipcias con aquellas, en ocasiones, escatológicas experiencias que siempre impedían o alteraban el feliz ayuntamiento, y necesitando un procedimiento anticonceptivo eficaz y bien aceptado, pronto inventóse el que, andando lo tiempos, sería el más famoso y utilizado método: el preservativo. Y no teniendo mejor material a mano, los egipcios lo elaboraban con tripas de carnero. No se tiene noticia alguna de la aceptación del método por parte de aquellos jóvenes que, por otra parte, estaban obligados a colocarse aquel ovino artilugio cuando acudían a los burdeles, que en aquellas témporas no contaban con las actuales connotaciones sociales, sino todo lo contrario, ya que eran instituciones legales, bien normalizadas y reglamentadas, verdaderas escuelas de aprendizaje y de educación sexual. Tampoco fueron excesivamente originales los médicos del rey Minos al recomendarle usar un preservativo fabricado con vejiga de cabra. Además de no ser nada originales, tamaña recomendación preventiva llegó algo tarde, pues Minos, el soberano de Cnosos ya había contraído una enfermedad venérea, lo que no le impidió tras su muerte alcanzar insospechada fama en el más allá al convertirse en uno de los míticos jueces de los muertos.

Mesopotamia, China y Roma

En Mesopotamia algunas prácticas sexuales poseían, como en otras civilizaciones, un carácter netamente religioso, como sucedía con las vírgenes adolescentes, que necesaria y obligatoriamente tenían que dejar de serlo en el propio templo al ser elegidas por un forastero. A las mustarrestus, sacerdotisas esterilizadas, las preparaban para evitar el embarazo, aplicándolas óvulos anticonceptivos a base de miel, semillas ácidas de celidonia o resina de abetos. Nada originales, pues, resultaban los procedimientos de estas piadosas celestinas en lo que respecta a aportar novedad en cuanto a prácticas anticonceptivas.
Sin embargo, en la legendaria China las cosas ocurrían de forma diferente. A pesar de que las noticias que llegaban de otras culturas daban prioridad a estos repulsivos métodos de barrera para controlar la natalidad, los chinos, mucho más prácticos, adelantándose a sus orientales tiempos, idearon un procedimiento contraceptivo por vía oral. Desconociendo entonces la existencia de las hormonas que regulan los aconteceres biológicos cíclicos en la mujer, y no teniendo mejor base científica que sus propias creencias, propusieron a las casadas que quisieran limitar su descendencia, la ingestión de veinticuatro renacuajos vivos al principio de la primavera, método, que por tener efecto muy retardado, de muy lenta liberación debía ser repetido cada cinco años.

También fue una de las preocupaciones en la antigua Roma encontrar un sistema seguro que evitase las gestaciones no deseadas sin interferir en la placidez que suele acompañar a la actividad sexual. Allí en Roma, alcanzó, como se sabe, gran importancia el culto al placer y al cuerpo humano, donde hubo un tiempo en que centuriones, pretorianos y vicecónsules se mezclaban y embarullaban con orondas matronas, arrabaleras madonas y escuchimizadas vírgenes en disarmónica proximidad, animados quizás por la melodía lánguida y lasciva que surgía de las pasionales liras romanas.

Alguien pues tenía que prevenir las posibles consecuencias no deseadas de tamaña cercanía, y fue Sorano de Efeso a quien correspondió históricamente tan singular responsabilidad, convirtiéndose en el primer planificador familiar que conocemos, o uno de los primeros. Sorano de Efeso, ginecólogo griego emigrado a Roma, recomendaba a las damas del Imperio, con objeto de expulsar espermatozoides de sus romanas vaginas, que después del coito tosieran repetidamente con vigor, saltaran con vitalidad y estornudaran con sonoridad. Nadie pudo saber si algún espermatozoide, agitado hasta enloquecer con estos aberrantes movimientos, abandonó su recién estrenado hábitat, pero sí es bien seguro que las romanas maldijeron al ginecólogo por impedirles gozar de la relajación que sigue habitualmente a la placidez sexual. Por eso -es de suponer- vino la degeneración del Imperio romano.

Publicado en Uncategorized

SACRO IMPERIO “DESMESURA HOY DÍA”


SACRO IMPERIO

SACRO IMPERIO

Emperadores germánicos del siglo Sacro.
Duques de Baviera,electores de un Reino.
Maximiliano José rey por “Napoleón”.
……Mamá veía la película del mismo
yo como un vulgar hijo
fumaba parsimoniosamente con ella,
padre como “un mana” leía,
con una fuerza estraña, animista,
cargado,como oculta,llena de tensión
hacia mi,tenso,preocupado,
lleno de energía por soltar,
el periódico dichoso,trasegado…
Al fin me levante para darle paso
a su vida normal,cotidiana
de la mañana un día más.
…Hoy sin “elector personal”
siento mi gran aguante,
proclamado culpable quizás,
responsable de mis actos,
al no cambiar los días
y escupir siempre por lo mismo,diría…
….¿escupirás sobre mi tumba…?.
Sin saber que descanso,
a tropel por pensamientos desestructurados,
que acumulo en la cúpula,
por algo de engarzo,
tratando de encajar algo precioso,
para mi que me someto,
como todos a lo de siempre,
en este mes de Octubre que engreímos.
…Me tacho de no iluminado
en el sentido todavía no revelado
por Dios de mi verdadero ser,
de mi verdadero y groso sentido
de una inteligencia subconsciente
que impaciente,sumergida,
con la que me relaciono
cuando la necesito,
en mi tránsito paciente,
sobre la vida del anacoreta.

 

 

Publicado en Uncategorized

“MOZART Y SALIERI – ENFERMEDAD Y MUERTE”


En el momento de su temprana muerte, el 5 de diciembre de 1791, a los 35 años, Wolfgang Amadeus Mozart había escrito 626 composiciones, incluyendo 23 óperas, 20 misas, 49 sinfonías, 66 arias, 27 conciertos para piano y un largo etcétera de otras obras musicales. La muerte de Mozart sigue siendo en la actualidad tema de controversia. Su carácter de suceso inesperado, en pleno triunfo de una obra recién escrita y estrenada, su conocidísima “Flauta Mágica”, junto con su misterioso entierro, avivaron la leyenda negra sobre su muerte. Al sepelio sólo acudieron un puñado de amigos, entre los que se encontraban Salieri y su discípulo Süsmayer, dos de los acusados de su muerte posteriormente. Su mujer, Constanza, no despidió a su esposo en su entierro e hizo luego muy difícil el que se recordara el lugar donde yacían los restos del genio, ya que se depositaron en una fosa común. En los últimos años de la vida de Mozart su penuria económica fue tan grande que tuvo que pedir frecuentes préstamos a amigos y benefactores. Por ello, su funeral fue el más barato posible, siendo enterrado en la fosa común del cementerio. En esa época los cuerpos se enterraban, junto con otros, en dos capas, que se cubrían con cal.

Posteriormente las tumbas se reabrían y se añadían nuevas capas de cadáveres, sin que se realizase ninguna anotación sobre los allí enterrados. De ahí la imposibilidad de encontrar y estudiar sus restos.

Llama la atención este hecho, pero conocemos el porqué de la decisión de Constanza de no acudir a despedir por última vez a su esposo al cementerio. El rey Luis I de Baviera acudió en 1832 a visitarla, ya que le iba a conceder una pensión vitalicia a la familia de Mozart, y ella le confesó que no acudió al sepelio de su marido porque se encontraba indispuesta, por la misma profundidad de su pena y debido al temporal de frío, lluvia y viento de esa jornada.

Constanza visitó el cementerio donde reposaba su marido 17 años después de su muerte, en 1808, en las vísperas de su segunda boda. Fue entonces cuando se enteró de que no había forma de localizar el sitio exacto donde descansaban los restos del músico, pues el sepulturero había muerto hacía años y los cuerpos de la fosa común se removían con frecuencia. Este hecho llama mucho la atención, ya que al día siguiente del entierro acudió a ver a Constanza un amigo íntimo de la familia y le sugirió que pusiese una cruz en el sitio exacto de la tumba. Ella contestó que eso era asunto de la parroquia y que seguro se habían ocupado ya de ese trámite. Como sabemos, nunca se puso esa cruz.

Tanto les duele a los vieneses el no conocer el lugar exacto donde reposan los restos de Mozart que incluso han creado diferentes comisiones de investigación para encontrarlos, como la del año 1856, o la del 1891, coincidiendo con el primer centenario de su muerte. El resultado lo conocemos todos: no se sabe el lugar vienés exacto donde descansan los restos del genio musical austriaco.

Todas estas circunstancias ayudan a que crezca el mito de Mozart, que sólo con su contribución a la historia de la música podría nutrirse sin problemas, pero sin embargo el florecimiento de todo este tipo de teorías e infundios sobre sus últimos días ayuda a que el público en general siga interesándose por él.

Enfermedad y muerte de Mozart
Mozart tuvo una infancia delicada. Sufrió de eritema nudoso, reumatismo articular, fiebre tifoidea y viruela a la edad de 11 años, que le dejó con el rostro profundamente marcado. Tenía muchos motivos para quejarse de su aspecto físico: era bajito (1,52 centímetros); complexión delgada, pálido, con numerosas cicatrices de viruela en la cara, pelo castaño, nariz prominente, una anomalía congénita en la oreja izquierda que disimulaba con el peinado, y, eso sí, ojos de intenso color azul.

Según el Dr. Castillo Ojugas, Mozart padecía el Síndrome de Tourette con tics musculares y fónicos, coprolalia y coprografía, además de fases obsesivas, depresivas e hiperactivas en su esfera psíquica. Mejoró en su época adulta y sus quejas más frecuentes en ésta fueron las relacionadas con sus intensos y persistentes ardores de estómago, dificultades digestivas, vómitos, etc. Incluso algunos autores postulan que sufrió de tuberculosis.

Si bien sabemos muchas de las enfermedades que sufrió Mozart, no conocemos la que le llevó a la muerte. Ha sido muy tentador para los médicos que le han sucedido el intentar aclarar la enfermedad que le procuró la muerte al genio musical. La realidad es que no se conoce, que sólo existen meras hipótesis más o menos fundamentadas, y además nunca podrá conocerse la causa de su muerte con certeza ya que, como hemos comentado con anterioridad, sus restos no podrán nunca ser analizados y estudiados por no saber dónde se encuentran. A continuación vamos a exponer las hipótesis más plausibles que existen en la actualidad:

– Según nuestro añorado Vallejo Nájera, amante de la música y persona de Mozart, sobre el que escribió en extenso, la explicación más verosímil de la muerte prematura del músico fue la de una uremia, fruto de la descompensación de una nefropatía crónica.

– Adolfo Martínez Palomo, médico mexicano, recientemente defendió la tesis de que no se conoce la enfermedad que le procuró la muerte a Mozart, pero sí que se conoce que las prácticas médicas de la época pudieron precipitar la muerte del músico: ”Si este hombre estaba en enfermedad terminal, los purgantes, la extracción de sangre (mediante sangrías) y los eméticos (usados para provocar vómito) seguramente dieron la puntilla”.

– La Dra. Faith Fitzgerald es una afamada internista, a la vez que vicedecana y profesora de Medicina de la Universidad de California en Davis. En el anfiteatro Davidge de la Universidad de Maryland, expuso que su último episodio de enfermedad comenzó el 20 de noviembre de 1791, con fiebre alta, dolor de cabeza, sarpullidos cutáneos, dolor e inflamación en brazos y piernas, irritándole fuertemente el canto de su canario preferido. La semana siguiente sufre de vómitos y diarreas e hinchamiento corporal, necesitando ayuda para sentarse en la cama. Siguió deteriorándose, permaneciendo consciente hasta la noche del 4 de diciembre, cuando comenzaron sus delirios y entró en la situación de coma que desemboca en su muerte, que sus médicos atribuyeron a una “severa fiebre miliar”, un concepto vago e impreciso. Según ella, Mozart falleció por una fiebre reumática. Los síntomas podrían apuntar, en principio a tres direcciones:

enfermedad hepática, enfermedad renal y fallo congestivo cardíaco. La enfermedad hepática la descartó al no existir signos de ictericia. Tampoco existen sospechas sobre disfunciones renales en el compositor y las enfermedades renales avanzadas suelen ocasionar delirios en etapas más previas de la enfermedad. El fallo cardíaco debido a la fiebre reumática sería el candidato ideal. La fiebre reumática es una enfermedad inflamatoria que afecta a articulaciones y al corazón y tiene lugar por una fuerte reacción del sistema inmune ante las bacterias estreptocócicas infectantes. En la época de la muerte de Mozart se ha señalado que una epidemia, posiblemente de fiebre reumática, castigó fuertemente Viena. Y las investigaciones de la Dra. Fitzgerald le revelaron que Mozart había sufrido, al menos, dos episodios de fiebre reumática en su infancia y que la descripción de sus padecimientos crónicos indicaba infecciones de garganta y tonsilitis frecuentes, indicadoras de que tenía una infección estreptocócica recurrente que le ocasionaba una predisposición a los fallos cardíacos. El hinchamiento corporal del compositor se causaría por una carditis o inflamación cardiaca. Incluso la petición de que sacasen de la habitación a su canario cantor se interpreta fácilmente por el hecho de que la irritabilidad es uno de los síntomas clásicos de la fiebre reumática.

– El Dr. Jan Hirschmann, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de Veteranos de Seattle, cree que Mozart murió de una triquinosis. Su trabajo de investigación sobre literatura médica, documentos históricos y biografías de Mozart se publicó en un artículo de ocho páginas en la revista médica Archives of Internal Medicine. “¿Qué huelo?… ¡Chuletas de cerdo! ¡Qué gusto! Como a tu salud”. En esta frase, escrita por Wolfgang Amadeus Mozart a su esposa, 44 días antes de su muerte, ha encontrado la pista para diagnosticar la probable causa de su temprano fallecimiento. La triquinosis suele ser ocasionada por carne de cerdo infectada por triquina y no suficientemente cocinada. Su periodo de incubación es de hasta 50 días y podría explicar todos los síntomas de Mozart, es decir, fiebre, sarpullidos, dolor en los miembros e inflamación.

No podríamos finalizar este apartado sin exponer el diagnóstico que dio su médico personal, Dr. Closset. Según él, Mozart murió por una afección cardiovascular con probable accidente cerebrovascular por una posible embolia cerebral. No hicieron autopsia y el certificado de la causa de defunción no se publicó y ha desaparecido, como tantos datos sobre su muerte y sepelio.

Apuntes biográficos de Salieri
Antonio Salieri nació en Legnago (Italia) el 18 de agosto de 1750. Fue un compositor de música sacra, clásica y ópera, a la vez que director de orquesta. Pasó la mayor parte de su vida en la Corte Imperial de Viena para la que fue compositor y maestro de capilla. Su filosofía artística se resume en el título de una de sus óperas célebres: Primero la música y luego las palabras. Músico de gran valía y dotado de gran talento, se dedicó a la enseñanza, Salieri ha visto su nombre unido a una presunta rivalidad con Wolfgang Amadeus Mozart, rivalidad que contiene además de acusaciones de plagio, una más grave, que es la de haber causado la muerte del compositor de Salzburgo. Hecho que posteriormente analizaremos con mayor detalle. Durante su carrera, tuvo como alumnos a futuros músicos destinados a ser famosos: desde Beethoven a Schubert, desde Liszt a Czerny y Hummel. Entre sus pupilos estuvo incluso uno de los hijos del propio Mozart.

Salieri, que había estudiado violín con Giuseppe Tartini, siendo muy joven se traslada tras la muerte de sus padres junto a su hermano Francesco primero a Padua y luego a Venecia para aprender el arte del contrapunto en la escuela de Giovanni Pescetti. En Venecia conoció a Leopoldo Gassmann, kapellmeister en Viena, el cual se lo llevó con él en 1770 a la capital austriaca, a la corte de José II de Habsburgo. A la muerte de Gassmann, acaecida cuatro años después, asumió el papel de compositor de la corte.

Así comenzó una carrera fulgurante que lo habría llevado a convertirse en maestro de capilla en la corte de los Habsburgo (aunque sólo hubiera sido durante el breve período de 1778 a 1790), si no hubiera sido porque a ese cargo prefirió el de compositor y profesor de la corte. A sus primeras óperas, Las mujeres letradas (Le Donne letterate), de 1770, y Armida, del año siguiente, siguió la composición de la ópera que lo consagró en el panorama musical de la época, L’Europa riconosciuta, encargada por la emperatriz María Teresa de Austria y que inauguró, el 3 de agosto de 1778, el Nuovo Regio Ducal Teatro (actual Teatro de La Scala) de Milán. Hay que señalar que esa misma ópera ha servido para la reapertura del teatro el 7 de diciembre de 2004 tras un largo período de restauración.

Salieri, que había conocido en Venecia a Metastasio y Haydn, del que fue muy amigo, viajó mucho durante su vida para seguir las representaciones de sus muchas óperas. Por eso, vivió durante cierto tiempo en París (en donde conoció a Gluck, Piccinni y Hasse), Milán, Venecia y Roma. Fue uno de los autores más prolíficos, tanto en música de cámara y sacra como de óperas a la italiana de su época.

Entre sus treinta y nueve composiciones para el teatro recordamos los títulos siguientes: Armida (1771), La escuela de los celosos (La scuola de’ gelosi, 1778), Der rauchfangkehrer (1781), Les danaïdes (1784, atribuida en un primer momento al mismo Gluck), Tarare (1787), Axur, rey de Ormus (Axur, re d’Ormus, 1788), Palmira, reina de Persia (Palmira, regina di Persia, 1795), Falstaff o Las tres burlas (Falstaff o sia le tre burle, 1799, tema sacado de Las alegres comadres de Windsor de Shakespeare y que retomará más adelante Giuseppe Verdi en su Falstaff).

Entre sus composiciones instrumentales destacan dos conciertos para piano y un concierto para órgano escritos en 1773, un concierto para flauta, oboe y orquesta en 1774, un conjunto de ventiséis variaciones sobre La follia di Spagna (1815) y diversas serenatas.

En sus últimos años de vida, Salieri vió cómo su salud empeoró repentinamente y de modo irreversible. Quedó ciego y pasó los últimos años de su vida internado en un hospital. En ese período el mismo Salieri se pudo haber autoacusado de la muerte de Mozart, o al menos eso es lo que testimonian dos de sus enfermeras. Salieri está enterrado en el cementerio Zentralfriedhof de Viena. En su funeral, Schubert (su alumno predilecto) dirigió el Requiem que el propio Salieri había escrito tiempo atrás para su propia muerte.

La actividad artística de Salieri se ha revalorizado en los últimos tiempos. En el Teatro Salieri de Legnago, su ciudad natal, en la que trabaja una Fundación cultural que también lleva el nombre del compositor, se desarrolla el “Festival Antonio Salieri”. En el ámbito de este festival se llevó a cabo en 2004 la primera representación en época moderna de una extraña ópera suya, Il ricco d’un giorno, escrita sobre textos del libretista de su rival Mozart, Lorenzo da Ponte.
Este compositor es citado frecuentemente como el personaje que más intrigó contra Mozart en la corte de Viena; algunos llegaron a afirmar, inclusive, que lo mandó envenenar cuando ya estaba enfermo. Esta versión, por descabellada que sea, llegó a creerse por algunas personas y ha dado lugar a una pequeña ópera de Rimsky Korssakoff titulada “Mozart y Salieri”.
En realidad, Salieri fue un consumado diplomático que no desperdiciaba ninguna oportunidad para sacarle partido. Supo acercarse a los poderosos usando la lisonja, explotando su vanidad, compartiendo sus ideas y adaptándose a sus gustos: sabía que éste era el camino más seguro, cuando sabe usarse, para alcanzar honores, bienes y prerrogativas; a sus colegas también supo cómo tratarlos: si eran serviles los ayudaba hasta donde no hicieran peligrar su situación y sí, en cambio, pudiesen favorecer sus intenciones; si eran mejores, se humillaba ante ellos con la idea de que no estorbasen su ascenso: en esta forma procedió con Glück; este gran maestro había alabado la ópera cómica de Salieri titulada “Le donne letterate”, estrenada en 1770, por eso cuando la estrella de éste empezaba a palidecer se acercó al propio Glück para rogarle que le diera clases para conocer y adaptarse a su estilo: así se granjeó no solamente su amistad, sino también su influencia, a tal grado que, cuando representó en París, en el año de 1784, su ópera “Las Danaides”, la hizo anunciar como si la hubiesen compuesto entre los dos, y no fue sino hasta la duodécima representación, cuando ya el éxito estaba asegurado, que manifestó que él sólo la había escrito.
Escribió alrededor de 40 óperas, 3 oratorios, 5 misas, un réquiem, 4 Te Deum, más de 200 cánones, (de 2 a 4 voces), motetes, una sinfonía, un Concierto para órgano y otras piezas más. Murió en Viena el 7 de marzo de 1825.

Realidad y ficción de la relación de Mozart y Salieri
La relación entre Mozart y Salieri fue muy estrecha. Su relación fue compleja. Hubo momentos de máxima colaboración y confidencia entre ambos, y otros donde los celos y las envidias fueron los protagonistas. Así parece que en 1790, Mozart, entonces en la cúspide de la fama, acusó a Salieri, cuya popularidad decaía, de plagio y de querer atentar contra su vida. Según el historiador Alexander Wheelock Thayer las sospechas de Mozart podrían tener origen en un episodio ocurrido diez años antes, cuando Mozart vio cómo Salieri le quitaba el puesto de profesor de música de la princesa de Württemberg. El año siguiente, Mozart no consiguió ni siquiera el puesto de profesor de piano de la princesa.
Otro momento de diferencia fue a propósito de “Las bodas de Fígaro”. Cuando la ópera de Mozart tuvo en principio un juicio negativo, tanto del público como del propio emperador, el compositor acusó a Salieri del fracaso y de haber boicoteado el estreno (“Salieri y sus acólitos moverían cielo y tierra con tal de hacerlo caer”, comentará el padre de Mozart, Leopold, refiriéndose al primer fracaso de su hijo, fracaso sólo temporal, como demostrará más adelante el éxito de esta ópera). Pero en aquella época, Salieri estaba ocupado en Francia con la representación de su ópera Les Horaces, lo que nos hace dudar sobre las posibilidades que habría tenido de decidir a esa distancia el éxito o el fracaso de una ópera.
Mucho más probablemente (y siempre siguiendo a Thayer), quien debió de instigar a Mozart contra Salieri podría haber sido el poeta Giovanni Battista Casti, rival del poeta de la corte Lorenzo da Ponte, autor del libreto de Figaro. Una confirmación indirecta de hasta qué punto esta disputa entre Mozart y Salieri pudo haber sido algo artificialmente montado está en el hecho de que cuando en 1788 éste es nombrado kapellmeister, en lugar de proponer para la ocasión una de sus óperas prefirió reeditar Las bodas de Fígaro.
Muchos artistas y escritores se ocuparon de esta dualidad entre Mozart y Salieri. En el terreno musical y dramático hay que citar al compositor Nikolái Rimsky Korssakoff, que escribió en 1898 una ópera, Mozart et Salieri. En el teatro, el dramaturgo Peter Shaffer escribió en 1979 la obra de teatro Amadeus. La generación actual debe gran parte de su idea de la vida de Mozart a la película de Milos Forman de 1984, basada en la obra de Shaffer, ganadora de varios Oscar y reeditada recientemente con la inserción de fragmentos censurados en la primera edición. En la película, un Salieri comido por la envidia se queja de que “Dios inspiró a Mozart” en vez de escogerle a él. Porque, cuando Constanza le lleva las partituras de su marido, ve que Mozart escribía sin tachones, sin enmiendas, como si fuera al dictado divino: “¡Primeros y únicos borradores de su música!”, exclamaba sobresaltado. Y, sin embargo, parecían copias en limpio. Era extraño, Mozart estaba simplemente transcribiendo música totalmente compuesta en su cabeza.
En esta película se defiende la tesis de que Salieri envenenó a Mozart por envidia. Esta tesis pudo ser defendida en la obra de teatro que sirvió de base del largometraje, ya que Salieri en 1823, 32 años después de la muerte del genio, se autoacusó de envenenar a Mozart en el hospital donde estaba ingresado con un trastorno mental que incluso le llevó a un intento de suicidio. En uno de los “cuadernos de conversación”, que debido a su sordera utilizaba Beethoven para comunicarse, aparece escrito: “las cosas vuelven a ponérsele mal a Salieri. Está completamente desequilibrado. Se deja arrastrar por la fantasía, y cree ser culpable de la muerte de Mozart por medio de un veneno. Quizá sea verdad, puesto que así lo confiesa”. Según estos testimonios podría haber una base fiable para la defensa de la tesis del envenenamiento. Pero parece que la realidad fue otra.
Por un lado, poco antes de la muerte de Mozart, en una representación de “La flauta mágica”, éste invitó a Salieri y a su amiga la “Cavalieri” a que lo acompañaran a la misma. Sus invitados quedaron gratamente sorprendidos por la ópera y comentaron que “nunca habían visto un espectáculo más hermoso y agradable”. Este hecho se lo comentaba Mozart a su mujer en su última carta a Baden. La conducta de Salieri en esta última velada no sugiere que precisamente estuviera empeñado en el envenenamiento de su amigo.
Otro hecho en contra de esta teoría, es el de la ausencia de toda sospecha por parte de Constanza, la mujer de Mozart, que incluso encomendó a Salieri la educación musical del segundo de sus hijos. Por todos estos motivos consideramos poco probable la hipótesis del envenenamiento de Mozart. A esto se suma gran parte de las hipótesis actuales sobre la muerte de Mozart expuestas por los estudiosos de la misma, y que con antelación hemos resumido.

Epílogo
Existe una gran tentación para elucubrar sobre las causas de la muerte de Mozart, por todo lo que hemos expuesto con anterioridad, pero nosotros no queremos caer en ella. Quisiéramos ir un poco más allá y nos gustaría centrarnos en la esencia de la relación de Mozart y Salieri. Ambos músicos, de renombre en su época, tenían clara conciencia de sus virtudes y miserias. Más allá del reconocimiento de los valores del otro, fueron presas de una historia de envidias, celos y rencores, sobrellevada en muchas ocasiones por la educación y el respeto profesional de cara a la galería. Sucede entre las personas bien dotadas intelectualmente, o según la expresión bíblica, con más talentos, que se generan muchas polémicas estériles que tienen más que ver con la miseria humana que con la grandeza artística. Estas polémicas dibujan el perfil auténtico del hombre y emborronan las virtudes del artista. En esa relación especial ganaron en alguna ocasión ambos, pero sin duda perdieron mucho más cada vez que la confianza daba paso al rencor. En este contexto, podemos entender que Salieri, anciano y enfermo, pudiera pensar en el daño causado a su supuesto amigo, que aunque no parece que lo envenenara de una forma real, sí que tuvo conciencia de haberle dañado a lo largo de su vida. Sugeriría algún tipo de arrepentimiento su postrera declaración, por no haber podido crecer junto a su amigo. Posiblemente la palabras del escritor C.S. Lewis le vengan muy bien a Salieri en su lecho final: “un hombre satisfecho en su injusticia no siente la necesidad de corregir su conducta equivocada. En cambio, el sufrimiento destroza la ilusión de que todo marcha bien. Por eso el dolor es la única oportunidad que el hombre injusto tiene de corregirse, porque quita el velo de la apariencia e implanta la bandera de la verdad dentro de la fortaleza del alma rebelde”.

Publicado en Uncategorized

“A destacar en el XIII Congreso Nacional de Psiquiatría”


En los últimos años se está produciendo un aumento en España de los trastornos mentales considerados como comunes, ansiedad, estrés y depresión, que está perjudicando la atención de otras patologías mentales más graves que empiezan a quedar desatendidas, según han destacado diversos expertos en el marco del XIII Congreso Nacional de Psiquiatría que se celebra esta semana en Madrid.

Según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, Julio Bobes, “muchos enfermos mentales graves, que padecen esquizofrenia, trastorno bipolar o de personalidad, no pueden ser atendidos por los servicios actuales, que están invadidos por otros problemas mentales más comunes”. De hecho, más de la mitad de las consultas que atienden estos expertos están relacionadas con casos de depresión, ansiedad y problemas psicosociológicos.

A su juicio, muchos de estos problemas podrían ser tratados por los médicos de Atención Primaria, como así lo reconoce incluso el Ministerio de Sanidad y Política Social, según Bobes, aunque la falta de coordinación entre los distintos departamentos dificulta este apoyo.

El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Jerónimo Sanz, también alertó de esta “saturación del Sistema Nacional de Salud” ante el aumento de consultas en Psiquiatría por “cuestiones que antes no eran problemas”, motivadas por conflictos laborales, familiares o de pareja y ante la percepción de que “se puede recibir ayuda cuando uno está mal”.

Entre estas patologías más comunes también están los trastornos alimenticios, que se estima que pueden afectar a casi una de cada tres mujeres en la adolescencia, según los datos de un estudio presentado en dicho congreso, mientras que el profesor Sanz advirtió de un aumento de casos de bulimia entre las jóvenes.

Otro aspecto a tratar es el aumento de manifestaciones de violencia que se está dando en España, tanto en la educación, en la Sanidad como en el deporte, algo relacionado con la cultura postmoderna y “el relativismo que hace que cualquier opinión sea válida”. Además, según explicó el presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), José Giner, “las normas de educación son más permisivas y favorece que la violencia salga con más facilidad”.

Más recursos económicos

Los psiquiatras estiman que uno de cada seis españoles ha padecido, padece o padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida, por lo que reclamaron incrementar los recursos económicos destinados a este tipo de patologías para poder mejorar su atención y seguir investigando en nuevas dianas terapéuticas.

De hecho critican a Sanidad por haberse comprometido en 2005 con el resto de países de la Unión Europea a destinar a la Salud Mental el diez por ciento de su presupuesto para 2010 cuando, según el profesor Bobes, “quizá se invierta más de un cinco o un seis, pero no hemos despegado”.

Entre los aspectos a mejorar, reducir las desigualdades en la atención de cada comunidad, la psiquiatría infanto-juvenil, la discapacidad que estos trastornos provocan y la dotación de más profesionales, no sólo psiquiatras sino enfermeros y también psicólogos.

En el Congreso que desarrollan en Madrid las Sociedades Españolas de Psiquiatría y de Psiquiatría Biológica, bajo el lema ‘No hay salud sin salud mental’, más de dos mil psiquiatras debatirán sobre los últimos avances en prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades mentales.

Los objetivos del Congreso son constituirse en el punto de encuentro anual de la Psiquiatría española, ofertar formación continuada, dar a conocer los progresos más actuales de la investigación en este campo y ser el foro para la discusión de temas de interés práctico para los profesionales.

Mejorar el nivel de salud mental de la población es uno de los principales retos a los que se enfrenta la psiquiatría en la actualidad. Los expertos señalan la importancia de la prevención de las enfermedades mentales y la necesidad de promocionar información sobre salud mental.

Por otro lado, uno de los retos de todos los especialistas es tener un buen desarrollo profesional que permita la revalidación de títulos especialistas, tal y como se desprende de la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias 2003 y de las directrices recientes de la Comunidad Europea. “Adaptar la formación tanto para los MIR como para los especialistas en Psiquiatría para poder conseguir excelencia profesional dirigida a la recertificación europea es uno de los principales puntos del plan estratégico de la Sociedad Española de Psiquiatría y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica”, comenta Julio Bobes.

Asimismo, en el Congreso un grupo de jóvenes psiquiatras investigadores presentarán los últimos avances en Genética, Neuroimagen y Biología Molecular conseguidos dentro de la actividad del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), que aglutina más de veinte grupos en toda España de investigación básica y clínica.

Publicado en Uncategorized

“TERAPIA GÉNICA PARA VISIÓN DE NIÑOS”


“Terapia génica para visión de niños con pérdida hereditaria”

Investigadores de la Universidad de Pensilvania y el Hospital Infantil de Filadelfia en Estados Unidos han conseguido devolver la visión a niños que se encontraban prácticamente ciegos debido a una enfermedad genética.

El estudio, que se publica en la revista The Lancet, se ha dado a conocer durante la reunión de la Academia Americana de Oftalmología y la Asociación Panamericana de Oftalmología que se celebra en San Francisco (Estados Unidos).

Los resultados del trabajo muestran que la terapia génica mejora la visión en humanos, en especial niños, que tienen muy mala visión o se encuentran casi ciegos debido a un trastorno genético hereditario. Además, la mejora continúa estable tras dos años de seguimiento.

Una de las formas más graves de la degeneración de la retina heredada es la amaurosis congénita de Leber (LCA), grupo de enfermedades causadas por mutaciones en uno de al menos 13 genes. Los pacientes con estos trastornos padecen una grave pérdida de visión y movimientos oculares anómalos en los inicios de la infancia. No existe tratamiento para la LCA y los graves defectos visuales de la infancia suelen progresar a ceguera total hacia los 30 o los 40 años.

En su estudio, los investigadores evaluaron el efecto de la terapia génica sobre el funcionamiento retinal y visual en niños y adultos con LCA. El estudio examinó a 12 pacientes de entre 8 y 44 años, a los que se inyectó en el ojo con peor visión material genético esencial para la corrección de la LCA. Este material genético era transportado por un virus que lo administraba a las células enfermas del ojo.

El tratamiento fue tolerado bien por todos los pacientes y dio lugar una mejora tanto en las medidas subjetivas como objetivas de la visión. Los pacientes tenían un aumento de al menos 100 veces en la respuesta pupilar a la luz, la contracción de la pupila cuando recibe luz, y un niño de 8 años desarrollo cerca del mismo nivel de visión que los niños de su edad con visión normal.

La mejoría más importante se dio en los niños de entre 8 y 11 años, que consiguieron ver lo suficiente como para caminar sin ayuda. Según señalan los investigadores, este hecho apoya la hipótesis de que la eficacia de la terapia será mayor si se aplica antes de que la degeneración de la retina haya progresado.

Según explica Katheine A. Hetih, coautora del estudio, “este estudio proporciona resultados impresionantes en el restablecimiento de la visión en pacientes que antes no tenían opciones de tratamiento. Estos descubrimientos podrían acelerar el desarrollo de terapia génica para las enfermedades retinales más comunes, como la degeneración macular asociada a la edad”.

Publicado en Uncategorized

UNOS 40.000 ADOLESCENTES SUFREN SECUELAS POR ADICCIÓN AL CANNABIS


CARTEL DE LA MARIHUANA

CARTEL DE LA MARIHUANA

Unos 40.000 adolescentes españoles entre los 14 y 18 años, un 2,2 por ciento de esta población, podría estar realizando un ‘consumo problemático’ de cannabis, es decir, un consumo tan frecuente como para generar pérdida de memoria y capacidad de concentración, lo que se traducirían en fracaso escolar, y problemas de conducta, como agresividad, apatía, disminución del apetito o problemas para dormir.

Es una de las conclusiones que destaca ‘Cannabis II’, el segundo informe sobre esta droga que realiza en tres años –el primero data de 2006– la Delegación del Plan Nacional sobre Drogas, que fue presentado este miércoles en Madrid por la delegada de este plan, Carmen Moya (en la imagen), y la experta en adicciones Amparo Sánchez, durante la inauguración del VI Seminario de Formación sobre el Cannabis.

Según explicó Moya, quien reveló que fue precisamente este consumo el que motivó la realización de este nuevo trabajo sobre el cannabis, “cuando hablamos de consumo problemático, estamos hablando de aquel consumo que ya está manifestándose con irritabilidad, fracaso escolar y necesidad de consumir para poder desarrollarse habitualmente”.

“La revisión de los últimos estudios consolidan lo que ya sabíamos, que el consumo de cannabis produce alteraciones del sistema nervioso central; déficit en la memoria, la atención y la capacidad psicomotora y que está directamente relacionado con el fracaso escolar”, indicó la delegada, quien apuntó también que los ‘porros’ “puede producir otros trastornos mentales, como la psicosis”.

Según destaca este documento, el cannabis sigue siendo la droga ilegal más consumida en el mundo. En España, el 35 por ciento de los jóvenes de 14 a 18 años ha fumado ‘porros’ alguna vez en su vida; un 30 por ciento en el año y un 20 por ciento en los últimos 30 días.

 

A pesar de que estos porcentajes siguen siendo “muy elevados”, según Moya, representan un descenso de 7, 6 y 5 puntos, respectivamente, desde 2004 para estas frecuencias de consumo.

Para Moya, el hecho de que se haya “quebrado la tendencia creciente” de consumo de cannabis en España demuestra que las políticas emprendidas “hace años” logran “resultados alentadores”.

No obstante, los ‘porros’ siguen siendo una preocupación para el Gobierno, no sólo como ‘puerta de entrada’ al consumo de otras sustancias –el 98% de los escolares que fumaron ‘porros’ en los últimos 12 meses también bebieron alcohol, casi el 80% también tabaco y un 11 por ciento cocaína–, sino porque la precocidad de inicio de su consumo (14,5 años) agrava los daños que produce en los jóvenes.

En concreto, según la experta en adicciones, entre un 7 y un 10 por ciento de las personas que han probado alguna vez cannabis tienen riesgo de desarrollar un trastorno de dependencia. Tomado a diario y durante periodos prologados –el 3,2% de los adolescentes españoles lo consume cada día– genera “daños severos en el tejido cerebral”, afectando a la capacidad de concentración y la memoria a corto plazo.

 

Así, según Sánchez, no es extraño que sólo un 2 por ciento de los estudiantes que consumieron cannabis en su vida consigan un título universitario frente al 30 por ciento de aquellos que nunca consumieron. Tampoco que tengan más accidentes, ya que fumar ‘porros’ antes de conducir “multiplica por tres” el riesgo de acabar en el hospital.

Además, en los adultos, el cannabis produce taquicardias y puede causar problemas de infertilidad tanto en mujeres como en hombres. Además, en estos últimos incrementa en un 70 por ciento el riesgo de desarrollar un cáncer de testículo.

Asimismo, puede dar lugar a trastornos mentales, como la ansiedad o los cuadros depresivos, y eleva el riesgo de padecer psicosis. Según apuntó Sánchez. “El 13 por ciento de los pacientes con esquizofrenia se podrían haber evitado sin el consumo de cannabis”.

MENOS TÍTULOS, MÁS ACCIDENTES DE TRÁFICO

LOS JÓVENES, CONSUMO AÚN “MUY ELEVADO”