Publicado en Salud y bienestar

El humo invade Moscú y la ciudad se pone en alerta por problemas sanitarios

undefined

El humo de los incendios forestales invadieron este viernes de madrugada la capital rusa, donde se prevé que la temperatura llegue a los 40 grados, obligando a los moscovitas a tapar sus rostros con mascarillas.

En las calles, el humo tornaba el aire irrespirable, con una temperatura de 25 grados muy temprano por la mañana.

Muchos moscovitas llevaban mascarillas protectoras, cuyas ventas explotaron estos últimos días. Otros tapaban su rostro con pañuelos.

“El humo invade toda la ciudad, la situación se agrava”, declaró Alexei Popikov, responsable de la empresa pública encargada de la protección del medio ambiente Mosecomonitoring, al canal Pervyi Kanal.

Una visibilidad reducida de 375 metros perturbó el funcionamiento del aeropuerto moscovita de Domodedovo (sur de Moscou).

“Dejamos partir los aviones sin restricciones, pero en cuanto al aterrizaje, los comandantes de a bordo deciden ellos mismos”, declaró la portavoz del aeropuerto, Elena Galanova, citada por la agencia Itar Tass.

Seis aviones aterrizaron en otros aeropuertos moscovitas y en Kazan (800 km al este de Moscú), precisó.

“Desde el jueves por la noche, se observa un aumento del nivel de contaminación del aire (…). Esperamos una fuerte contaminación”, indicó un responsable del departamento para la protección del medioambiente de Moscú, citado por la agencia Interfax.

La concentración de partículas tóxicas se multiplicó por 20 en Moscú el miércoles, en el pico más alto de contaminación, indicó Evguenia Semutnikova, dirigente de Mosecomoniroring.

“Es una razón muy seria para no salir a la calle, no solamente las personas ancianas, los niños menores de tres años, las mujeres embarazadas y las personas que sufren enfermedades cardiovasculares y respiratorias, sino también las personas que gozan de buena salud”, dijo al diario Rossiiskaia Gazeta.

El verano boreal de 2010 debería batir todos los records de calor en Moscú desde la apertura de los registros de temperatura hace 130 años, indicaron los servicios meteorológicos. La capital llegó la semana pasada a una máxima histórica de 38,2 grados en la capital.

Decenas de miles de bomberos, militares y socorristas siguen luchando contra los incendios forestales que arrasaron miles de hectáreas en la parte occidental del país, y dejaron 50 muertos hasta ahora.

undefined

Incendio

El fuego en Rusia amenaza con propagarse a una zona irradiada por la explosión de la central nuclear de Chernobil

Es el temor de las autoridades que saben que el fuego enviaría a la atmósfera particulas radiactivas ahora sedimentadas en tierra. Mientras, el carbón de turba quemado ahoga Moscú en un humo tóxico.

“Han colocado una mina bajo el bosque hace cuatro años cuando despidieron a los guardias forestales”

El gobierno de Vladimir Putin despidió a decenas de miles de guardias forestales que dejaron el terreno sin cuidado ni limpieza. El fuego pasa ahora factura.

A 500 kilómetros de Moscú está amenazado también el centro de fabricación de armas atómicas de Sarov. Las llamas están a menos de cuatro kilómetros. El gobierno ruso dice que ha evacuado todo los materiales explosivos y nucleares.

La ciudad de Nizny Nóvgorod, capital de Volgogrado, sufre igual que Moscu el cerco del incendio de todo su entorno vegetal. Según los bomberos aquí debido a las altas temperaturas los fuegos podrían haberse iniciado por excursionistas negligentes o restos de cristales abandonados

En Moscú con temperaturas de hasta 40 grados, nunca alcanzadas desde que existen mediciones, el humo invade la ciudad. Un olor acre a quemado convierte el aire en irrespirable.

“En casa usamos los métodos de la abuela explica un moscovita . Como no tenemos aire acondicionado colgamos ropa mojada en las ventanas, usamos ventiladores … es duro pero es a lo que nos enfrentamos”.

La capital rusa recibe todo el humo de la turba que arde y rodea la ciudad. Un carbón vegetal cuyo uso se abandonó como fertilizante y combustible y forma un anillo alrededor de Moscú provocando con frecuencia indcendios espontáneos. Esta vez las 60.000 hectareas de turberas en terrenos abandonados se han convertido en una amenaza en llamas.

Anuncios

Autor:

mi solidaridad y mi esfuerzo para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s