Publicado en Organizaciones, Salud y bienestar

SALUD INFANTIL Y MEDIO AMBIENTE EN AMÉRICA DEL NORTE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SALUD INFANTIL Y MEDIO AMBIENTE EN AMÉRICA DEL NORTE
La vulnerabilidad de los niños es influenciada por su limitado conocimiento de los riesgos potenciales.
Los niños dependen de que los adultos les proporcionen un ambiente seguro.

1.0 Perspectiva general de la iniciativa
sobre indicadores de salud infantil
y medio ambiente
1.1 SALUD INFANTIL Y MEDIO AMBIENTE
El reconocimiento de que existen vulnerabilidades específi cas y únicas de la infancia a ciertos riesgos
ambientales ha resultado en una atención creciente entre la comunidad científi ca, los responsables de la
defi nición de políticas y la ciudadanía. Los niños no son adultos pequeños; pueden estar más expuestos a
contaminantes ambientales debido a que, en proporción con su tamaño, un niño respira más aire e ingiere
más alimentos y agua que los adultos, por lo que puede recibir una exposición relativamente más alta de los
contaminantes por peso corporal. Además, los niños tienen patrones de exposición y comportamientos únicos,
como llevarse cosas a la boca que pueden ponerlos en contacto con ciertos contaminantes (EPA, 2003).
Los niños pueden también resultar más vulnerables a los efectos de la exposición a ciertos
contaminantes. Hay ventanas de vulnerabilidad específi cas para el feto, el bebé y el niño,
en las cuales la infancia puede resultar particularmente sensible a los efectos dañinos de los
contaminantes ambientales. Asimismo, la exposición en el útero puede generar problemas de
salud posteriores y puede potencialmente tener efectos en generaciones futuras. Los niños,
además, pueden tener menor protección contra los riesgos ambientales debido a que sus defensas
naturales pueden estar menos desarrolladas. Un sistema inmunitario inmaduro, por ejemplo,
puede aumentar el riesgo de que el niño contraiga una enfermedad transmitida por el agua o
incrementar la gravedad de la misma.
Por otra parte, en la vulnerabilidad de un niño es infl uenciada por su limitado conocimiento
de los riesgos potenciales, además de que le resulta imposible moldear su propio ambiente
para evitar los riesgos para su salud; en materia de protección contra los riesgos ambientales,
los niños dependen de que los adultos les proporcionen un ambiente seguro. Son muchas las
organizaciones y las personas que comparten la responsabilidad de proporcionar un medio
ambiente seguro en el que los niños puedan vivir, aprender y jugar. Los gobiernos federales tienen
la función particularmente importante de asegurar que se cuente con las políticas nacionales
adecuadas para ocuparse de los riesgos ambientales a la salud humana y que dichas políticas
resulten efectivas para la protección de la salud de las poblaciones más vulnerables.

Comisión para la Cooperación Ambiental 1

1.2 NECESIDAD DE INDICADORES SOBRE LA SALUD INFANTIL Y EL MEDIO AMBIENTE EN AMÉRICA DEL NORTE
Los indicadores mejoran nuestro conocimiento sobre el estado de la calidad del medio ambiente y cómo
infl uye en la salud infantil, ayudan a evaluar los efectos de nuestras intervenciones y políticas específi cas
y permiten identifi car áreas prioritarias para acciones futuras. Una importante lección aprendida a través
del primer esfuerzo regional es que el proceso de compilación de indicadores de salud y ambientales
puede revelar lagunas y debilidades en nuestro conocimiento y recursos de información, y subraya la
relevancia de elevar la comparabilidad de los datos en y entre los países.
En 1999, los funcionarios de Medio Ambiente de mayor rango de Canadá, Estados Unidos y México, en
su condición de miembros del Consejo de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), dieron
inicio a un proceso para investigar los riesgos ambientales a la salud infantil y considerar oportunidades
de una mayor coordinación y cooperación para proteger a los niños de dichas amenazas en América del
Norte. La investigación, que incluyó una consulta amplia con expertos y el público en general, concluye
que los niños tienen vulnerabilidades particulares a los riesgos ambientales e identifi ca la necesidad de
desarrollar un programa de cooperación que promueva la protección de la salud infantil respecto de
los riesgos ambientales.
En junio de 2002, la CCA adoptó el Programa de Cooperación sobre Salud Infantil y Medio
Ambiente en América del Norte, mediante la Resolución de Consejo 02-06 (véase el APÉNDICE 1),
mismo que incluye el compromiso de publicar un conjunto de indicadores sobre salud infantil y
medio ambiente en América del Norte. El compromiso fue confi rmado por el Consejo de la CCA
en junio de 2003 con la adopción de la Resolución de Consejo 03-10 (véase el APÉNDICE 3).
El Programa de Cooperación toma en cuenta la Resolución de Consejo 00-10,3 que defi ne las
enfermedades respiratorias y la exposición al plomo y otras sustancias tóxicas como áreas
prioritarias que se han de considerar. La lista de prioridades se amplió más tarde para incluir
las enfermedades transmitidas por el agua al reconocerse que ésta es una fuente importante de
enfermedades entéricas y exposición a otros contaminantes que pueden enfermar a los niños.

1.3 USUARIOS DEL INFORME
El presente informe está dirigido principalmente a los encargados de la defi nición de políticas
gubernamentales, ya que a ellos corresponde la importante función de elaborar y aplicar las
políticas orientadas a la protección de la salud infantil. Los indicadores pueden ayudar a los
responsables de las políticas en el proceso de defi nir prioridades, poner en práctica programas
de monitoreo y supervisión, y formular estrategias para una mejor protección de la infancia. El
informe contiene también información que puede ayudar a medir la efi cacia y la efi ciencia de las
políticas vigentes. Identifi ca tendencias temporales sobre indicadores de numerosos asuntos de
preocupación para la protección de la salud infantil respecto de riesgos ambientales en cuanto a
sustancias tóxicas y calidad del aire y del agua. En algunos casos estas tendencias pueden sugerir
acciones adicionales por parte de los gobiernos, como ocuparse de objetivos de investigación
o políticas de intervención específi cos. En otros casos el informe identifi ca oportunidades
para mejorar la disponibilidad y compatibilidad de los datos, así como para el desarrollo de
indicadores futuros que sirvan para evaluar la salud infantil y el medio ambiente.
Sin embargo, los gobiernos no son los únicos posibles usuarios de este informe. Otros grupos
e individuos que participan en la protección de la salud de los niños pueden servirse de esta
información para realizar sus esfuerzos de comunicación y defensa del cambio de políticas. El
público en general, padres de familia, abuelos, maestros y demás responsables de los niños que
también desempeñan un papel importante en la protección de la salud infantil y la exposición al
medio ambiente, pueden encontrar de utilidad este informe. En todo caso, la mayor conciencia
del papel del medio ambiente como factor determinante de la salud infantil es un conocimiento
importante que puede producir mejoras en la salud infantil.

Anuncios

Autor:

mi solidaridad y mi esfuerzo para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s