ARTÍCULO ORIGINAL

Inducido del primer trimestre Aborto y Riesgo de trastorno mental

Trine Munk-Olsen, Ph.D., Thomas Laursen Munk, Ph.D., Carsten B. Pedersen, Dr.Med.Sc., Øjvind Lidegaard, Dr.Med.Sc. y Preben Bo Mortensen, Dr.med. Sc.
N Engl J Med 2011; 364:332-339 / 27 de enero de 2011
FUENTE:  http://www.nejm.org
Se ha sugerido que un aborto inducido se asocia con problemas de salud mental. 1-4 Sin embargo, los estudios que abordan esta asociación han tenido limitaciones metodológicas, incluyendo el estudio de muestras pequeñas y auto-seleccionada, las bajas tasas de respuesta y las altas tasas de abandono durante el seguimiento periodo, la falta de control de posibles factores de confusión, y con medidas insuficientes de la exposición y las variables de resultado. 8.5 Asimismo, las circunstancias que hacen que un embarazo no deseado pueden ser estresantes y podría estar asociada con un riesgo elevado de problemas de salud mental, 9 que resulta en sesgo. Si una mujer tiene un embarazo no deseado, el aborto inducido es una alternativa al parto, que a su vez se asocia con un riesgo de depresión o psicosis. 10-16
Teniendo en cuenta el debate público sobre una relación entre el aborto y los problemas de salud mental 17 y las limitaciones en los estudios anteriores, se realizó un estudio de cohorte que implica datos de los registros nacionales para evaluar el riesgo de un primer contacto psiquiátrica después de un aborto inducido en el primer trimestre, en comparación con antes el evento, también hemos buscado en el riesgo de un primer contacto psiquiátrico después, en comparación con antes, el parto.

MÉTODOS

Estudio de la Población

Los datos del Sistema de Registro Civil Danés (CRS), que contiene información sobre todos los residentes daneses, se utilizó para establecer una población de estudio fundamental de todas las niñas y las mujeres nacidos en Dinamarca entre 1962 y 1993 que estaban vivos en su cumpleaños número 15, para un total de 954,702 niñas y mujeres. 18 El CRS se estableció en 1968, cuando los datos se registraron para todas las personas vivas y residentes en Dinamarca. Entre otras variables, que incluye el número de cada residente de identificación personal (número de CRS), que se asigna a todos los daneses en el nacimiento o la inmigración, sexo, fecha de nacimiento, números de los padres de CRS, y la información actualizada diariamente sobre el estado vital. El número de CRS se utiliza en todos los registros nacionales, lo que permite una relación exacta entre los datos entre y dentro de los registros.

RESULTADOS

Contacto Psiquiátrica antes y después de Aborto o parto

Durante el período comprendido entre 1995 y 2007, un total de 84,620 niñas y las mujeres tuvieron un primer tiempo en el primer trimestre el aborto inducido. De estas niñas y mujeres, 868 (1,0%) tuvieron un primer contacto psiquiátrico (ya sea hospitalario o de atención psiquiátrica ambulatoria) durante los 9 meses antes del aborto, al igual que 1277 (1,5%) en los 12 meses después del aborto. Las tasas de incidencia de contactos psiquiátricos fueron de 14.6 (95% intervalo de confianza [IC]: 13,7 a 15,6) por 1000 persona-años antes del aborto y el 15,2 (IC 95%: 14,4 a 16,1) por cada 1000 personas-año después del aborto.
Durante el mismo periodo de estudio, un total de 280,930 niñas y las mujeres dieron a luz a su primer hijo nacido vivo. De estas niñas y mujeres, 790 (0,3%) tuvieron un contacto psiquiátrico por primera vez dentro de los 9 meses anteriores a la entrega, al igual que 1916 (0,7%) entre 0 y 12 meses después del parto. Las tasas de incidencia de los contactos psiquiátricos fue de 3,9 (IC del 95%, 3,7 a 4,2) por 1000 personas-años antes del parto y el 6,7 (95% CI, 6,4 a 7,0) por 1000 personas-año después del parto.
El riesgo de un contacto psiquiátrica no difirieron significativamente antes y después de un aborto (p = 0,19), pero el riesgo después del parto fue significativamente mayor que el riesgo antes del parto (P <0,001).

DISCUSIÓN

En Dinamarca, donde la interrupción del embarazo es legal y libremente disponible hasta la semana 12 de gestación, se encontró un aumento significativo en la tasa de incidencia de contacto psiquiátrica en los 12 meses después de un aborto inducido aborto del primer trimestre en comparación con el período de nueve meses antes de el aborto. La tasa de incidencia de contacto psiquiátricos fue mayor entre las niñas y las mujeres que se sometieron a un aborto que entre los que se sometieron a parto, pero esta relación era evidente antes de que el aborto o el parto se produjo. Sobre la base de estos resultados, parece probable que las niñas y las mujeres que tienen abortos inducidos constituyen una población con una mayor morbilidad psiquiátrica. Interpretamos esto como un fenómeno de selección en lugar de una asociación causal, ya que la diferencia observada en la morbilidad psiquiátrica entre las niñas y las mujeres que tienen abortos y las niñas y las mujeres anterior a la entrega de un aborto o parto.
En contraste con nuestros hallazgos, algunos informes han sugerido que los abortos podría afectar negativamente a la salud mental. Por ejemplo, los datos de un estudio de cohorte mostró un aumento del 30% respecto de la tasa de trastornos mentales entre las mujeres que tienen abortos en comparación con las mujeres no tener abortos. 30 Sin embargo, el estudio se realizó en Nueva Zelanda, donde se autorizó a la mayoría de los abortos sobre la base de las indicaciones de salud mental. Esta restricción en la disponibilidad de abortos puede introducir un sesgo, 31,32 ya que los problemas de salud mental observados después de un aborto puede reflejar las condiciones y características anteriores a que el aborto más que como resultado de un aborto. 7
Otro informe, de la Encuesta Longitudinal Nacional de EE.UU. de la Juventud (NLSY), indicó que las mujeres que tuvieron abortos se encontraban en mayor riesgo de depresión que sus pares con embarazos no planeados que dieron a luz. 4 Sin embargo, un nuevo análisis posterior (que implica la codificación de las variables que difieren de pero fueron consistentes con el esquema original de codificación y una estrategia diferente para la selección de la muestra, que se consideran menos susceptibles al sesgo 7,8,33 ) reveló resultados discrepantes. 33 Los datos NLSY y los datos del estudio de Nueva Zelanda se recogieron de forma retrospectiva y se basó en la voluntad de las mujeres a presentar informes sobre cuestiones potencialmente sensibles como la salud el aborto y la mental.

CONCLUSIONES

El hallazgo de que la tasa de incidencia de contacto psiquiátrica fue similar antes y después de un aborto del primer trimestre no es compatible con la hipótesis de que existe un mayor riesgo de trastornos mentales después de un aborto inducido en el primer trimestre. (Financiado por la Susan Thompson Buffett Foundation y el Consejo Danés de Investigación Médica.)

Presentado en parte en la Reunión Internacional de la Sociedad Marcé, Pittsburgh, 27 a 30 oct 2010.

Con el apoyo de becas de la Susan Thompson Buffett Foundation (la Dra. Munk-Olsen y el Dr. Laursen) y el danés Consejo de Investigación Médica (09-063642/FSS, a la Dra. Munk-Olsen).
El Dr. Lidegaard reporta haber recibido honorarios por conferencias y financiación de la investigación de Bayer Schering Pharma.
Formas de divulgación proporcionados por los autores están disponibles con el texto completo de este artículo en NEJM.org.
Ningún otro conflicto de intereses pertinentes a este artículo se informó.
Agradecemos al Dr. Allen J. Wilcox, del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental, Research Triangle Park, Carolina del Norte, y el Dr. Ian Jones, de la Universidad de Cardiff, Cardiff, Gales, para leer y comentar las primeras versiones del manuscrito.

FUENTE DE INFORMACIÓN

Desde el Centro Nacional de Registro de la investigación basada en la Universidad de Aarhus, Aarhus, Dinamarca (TM-O., TML, la CBP, PBM), y la Clínica Ginecológica, Juliane Marie Centro, Rigshospitalet, de la Universidad de Copenhague, Copenhague (Ø.L.) .
Dirección para la solicitud a la Dra. Munk-Olsen en el Centro Nacional de Registro de la investigación basada en la Universidad de Aarhus, Taasingegade 1, DK-8000 Aarhus C, Dinamarca, o en tmo@ncrr.dk .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s