05fdfec2882076a82bf0efe5aa3df2ed
Fuente: Trends in Cognitive Sciences
Referencia: Volumen 19, número 9, página(s) 499–505
Fecha: Septiembre 2015

Ciertas regiones cerebrales son verdaderos ‘mapas del cuerpo’ asociadas al tacto. y se activan cuando las partes correspondientes del cuerpo tocan o son tocadas. Ahora, investigadores estadounidenses han estudiado cómo se forman estos mapas en los cerebros de los bebés, y han descubierto que surgen por empatía, cuando los infantes ven a otras personas usar las distintas partes de su cuerpo.

c8717aad46954081d4689af9ea968548

Los investigadores de la Universidad de Washington (Seattle, EE.UU.) Peter Marshall y Andrew Meltzoff han publicado en “Trends in Cognitive Sciences” un artículo en el que argumentan que esta nueva área de la neurociencia infantil puede proporcionar información crucial sobre cómo los bebés desarrollan un sentido de su ser físico, y puede favorecer la comprensión de cómo se forman sus primeras relaciones sociales con los demás.

“Los mapas del cuerpo en el cerebro son una parte importante de la forma en que construimos un sentido implícito de nosotros mismos a través de la sensación de tener un cuerpo y ver y sentir cómo nuestros cuerpos se mueven”, explica Marshall, autor principal y profesor de psicología en la Universidad de Temple (Philadelphia). “También creemos que estos mapas facilitan las conexiones que construimos con otras personas, incluso en los primeros meses de vida.”

9c1037cdff3b95629ecc4eb22936a1fa

El artículo se basa en estudios anteriores realizados por Marshall y Meltzoff, que examinaron las propiedades de los mapas del cuerpo en el cerebro infantil. En un experimento, se colocó a bebés de 7 meses de edad gorras equipadas con sensores que registraron la actividad cerebral recogiendo señales eléctricas pequeñas de la superficie de la cabeza, un método conocido como electroencefalografía, o EEG. El estudio encontró que toques en las manos y los pies de los bebés se traducían en diferentes patrones de actividad en la parte del cerebro que procesa el tacto.

Los resultados mostraron que, de forma muy similar a los adultos, los mapas corporales de los niños se organizan de una manera particular, aunque todavía hay mucho que aprender sobre cómo se establecen los detalles de estos mapas en el cerebro en desarrollo.

Sister measuring brother's height against wall
Sister measuring brother’s height against wall
Bebés de catorce meses fueron asignados al azar para que vieran a un adulto tocar un objeto utilizando una mano o un pie. El patrón de actividad cerebral de los bebés correspondió a las partes del cuerpo utilizadas, proporcionando la primera evidencia de que la observación de que otra persona use una parte específica del cuerpo provoca un patrón correspondiente de la actividad neural en el mapa del cuerpo infantil.Los investigadores dicen que este hallazgo puede hacer avanzar en la comprensión de los procesos neuronales de imitación subyacente, un medio importante de aprendizaje para los bebés.

“Antes del lenguaje, los niños aprenden muchas habilidades y costumbres sociales imitando a los demás”, explica Meltzoff. Los bebés necesitan asignar en sus propios cuerpos los comportamientos que ven, con el fin de imitar. Comprender los mapas corporales neuronales puede ayudar a explicar cómo los niños aprenden tan rápidamente al ver a otros”.

Tomados en conjunto, dicen los investigadores, los resultados demuestran que los mapas del cuerpo se desarrollan temprano. “Esta conexiópn permite a los niños adquirir la idea de que las otras personas son como ellos, porque se mueven de manera similar”, dice Marshall.

44ef8730901d84a47365680aff1c4e18

Hace falta una investigación similar que involucre múltiples partes del cuerpo, escriben los investigadores, para construir una imagen más completa de cómo se desarrollan los mapas del cuerpo en los bebés. Existe alguna prueba de que las respuestas neuronales de los bebés a la estimulación de sus manos cambia cuando aprenden a agarrar y alcanzar objetos, señalan. Pero se desconoce cómo cambian estas vías nerviosas a medida que los bebés crecen y se desarrollan.

Marshall señaló el potencial de una nueva área de estudio sobre la plasticidad -la capacidad del cerebro para cambiar como resultado de la experiencia- de los mapas del cuerpo en el cerebro en desarrollo. Esa investigación, dice, “traería otras preguntas clave a la palestra, incluyendo cómo estos mapas pueden tener su origen en los movimientos fetales antes del nacimiento.”

Lo más importante, dice Marshall, es que una comprensión más profunda de los mapas corporales de los bebés podría ayudar a resolver uno de los problemas más complejos de la psicología: ¿Cómo se relacionan los patrones de la actividad cerebral con el desarrollo cognitivo y social?

“Uno de los grandes retos de la psicología es hacer conexiones significativas entre el cerebro, el comportamiento y los procesos cognitivos y sociales”, dice. “Los mapas del cuerpo son valiosos porque están en la superficie del cerebro, y sus señales se recogen y analizan fácilmente.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.cell.com/trends/cognitive-sciences/home
Etiquetas →
Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s