d43f1ea51e5f3ddca521616d6adb82f9
Fuente: Neuron
Fecha: Enero 2016

 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva York ha analizado cómo se ve impulsada la atención por el material que custodia nuestro órgano pensante. “Tenemos múltiples sistemas de memoria, asociados a distintas regiones cerebrales, que nos ayudan a aprender y recordar los diferentes tipos de información”, explica a Sinc Elizabeth Goldfarb, investigadora en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York y autora principal del estudio. “Por ejemplo, la memoria para los patrones espaciales implica al hipocampo, mientras que la de los hábitos tiene su núcleo en el cuerpo estriado”, concreta la autora.

Según los responsables del trabajo, entre los distintos tipos de recuerdos se encuentran los episódicos y los habituales o ‘rígidos’. Los primeros surgen de la recolección de los detalles contextuales, como el diseño y la ubicación de los objetos en una habitación que nos es familiar.

797d659aa4534ed7ec916750ac736ac3

Los recuerdos habituales aparecen con frecuencia en la vida cotidiana como un reflejo natural: si alguien da un giro a la derecha en una señal de stop de camino al trabajo todos los días, tenderá a hacerlo igualmente, de manera mecánica, cuando no vaya a trabajar .

“Estos diferentes tipos de memorias pueden influir en las cosas en que nos fijamos. Si alguien busca sus llaves, le será más fácil encontrarlas en una habitación de su casa, que es un espacio que conoce y cuyos detalles están almacenados en forma de recuerdos episódicos”, explica Goldfarb.

a531c65162c2be638c1868ad360d8a50

“La novedad es que también se pueden utilizar los recuerdos habituales o ‘rígidos’ para guiar la atención”, puntualiza.

Los investigadores realizaron una serie de experimentos en los que los recuerdos, tanto episódicos como habituales, podrían condicionar la atención. Durante estas tareas, se observó la actividad cerebral de los participantes utilizando imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI).

En una de las pruebas los sujetos del estudio tenían que buscar en una pantalla de ordenador un objetivo –una “T” girada– mezclado entre otros elementos visuales de distracción. Cuando lo localizaban debían pulsar un botón indicando la dirección de la “T”.

Los participantes no sabían que algunas de las pantallas se repetían. Sin embargo, de manera inconsciente, utilizaron su memoria para ese contexto familiar y su hipocampo se activó.

En un segundo test, los científicos los pusieron a prueba con un mecanismo de estímulo-respuesta destinado a activar los procesos de creación de recuerdos habituales. Aquí, las formas en la pantalla (la “T” y los objetos  visuales de distracción) se presentaron en un color diferente. Este color servía como estímulo, de forma análoga a la señal de stop de camino al trabajo. Con el tiempo, los sujetos aprendieron que cuando veían este color debían buscar la “T” en una parte concreta de la pantalla. En este caso, era el cuerpo estriado el que se activaba.

“A pesar de que los sujetos no sabían que estaban formando estos recuerdos, el hecho de que realizaran mejor los ejercicios cuando las claves contextuales y habituales estaban presentes nos muestra que su atención se vio impulsada por su memoria”, concluye Goldfarb.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.cell.com/neuron/home

Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s