Publicado en Ciencia, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina

Reportaje : 7 de Abril,Día Mundial de la Salud


 

Los responsables de la Organización Mundial de la Salud (OMS) quieren llamar la atención, en el Día Mundial de la Salud, sobre la amenaza que supone la resistencia a los antimicrobianos a la continuidad de la eficacia de muchos de los fármacos que se utilizan en la actualidad. Además, la jornada, que se celebra el 7 de abril, quiere concienciar a la población sobre este riesgo que puede hacer peligrar los importantes avances que se están logrando contra determinadas infecciones relevantes que son mortales

Madrid (7-4-11).- “Combatamos la resistencia a los antimicrobianos. Si no actuamos hoy, no habrá cura mañana”. El lema del Día Mundial de la Salud 2011 es contundente y pese a que la humanidad están logrando grandes avances médicos, con fármacos muy potentes para tratar patologías mortales hasta hace poco –como el VIH/Sida–, la OMS lanza una campaña global “para proteger estos medicamentos para las futuras generaciones”.

Los antimicrobianos están considerados como uno de los principales avances en la Historia de la Medicina, desde que comenzaron a utilizarse a partir de 1940, entre otros, los primeros antifúngicos, antiparasitarios y antivíricos. La farmacoresistencia a los antimicrobianos se produce cuando los microorganismos sufren cambios (por mutación o por adquisición de genes de resistencia), que causan pérdida de eficacia en los fármacos utilizados para el tratamiento infecciosos. De este modo, las diferentes resistencias a los fármacos los convierte en ultraresistentes un fenómeno considerado preocupante por los responsables de la OMS, ya que las infecciones que causan pueden causar la muerte del paciente, ser transmitidas en la población y causar grandes desembolsos sanitarios.

Uso inadecuado de fármacos
La ciudadanía tiene una importancia capital en este aspecto, ya que la resistencia a los antimicrobianos se fomenta por el uso inadecuado de los fármacos al no finalizar los tratamientos o tomar la dosis adecuada. Otros factores que contribuyen a que aparezca y propague la farmacorresistencia son la utilización de medicamentos de mala calidad o falsificados, las prescripciones erróneas o las deficiencias en prevención y control de infecciones.

Tampoco debe olvidarse la falta de interés de determinados gobiernos, los fallos que se producen en la vigilancia y la reducción del número de instrumentos diagnósticos, terapéuticos y de prevención, con escasez de medios de diagnóstico, medicamentos y vacunas y deficiencias en materia de investigación y desarrollo de nuevos productos.

La OMS reitera que, entre los factores fundamentales que favorecen la aparición de resistencia a los antimicrobianos, debe señalarse el insuficiente compromiso de los países con una respuesta integral y coordinada al problema, con una mala definición de la rendición de cuentas y una escasa participación de las comunidades, con la inexistencia o debilidad de los sistemas de vigilancia y la incapacidad de los sistemas para velar por la calidad y el suministro ininterrumpido de medicamentos.

Otro aspecto que se critica y que debe corregirse es el uso inadecuado e irracional de los medicamentos, especialmente en la ganadería y las prácticas deficientes en materia de prevención y control de las infecciones. Por otro lado, el aumento del comercio y los viajes internacionales ha permitido que los microorganismos resistentes se propaguen rápidamente a otros países y continentes.

Avance de la tuberculosis multirresistente
Entre los diferentes datos hechos públicos por la OMS para alertar del problema destaca que, en el mundo, cada año se producen unos 440.000 casos nuevos de tuberculosis multirresistente que causan al menos 150.000 muertes. La enfermedad se ha notificado en 2011 en 64 países. (Mapa: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/amr_mdr_tb_map.pdf)
Además, la resistencia a los antipalúdicos de la anterior generación, como cloroquina o sulfadoxina-pirimetamina, es generalizada en la mayoría de los países en los que el paludismo es endémico. Debe tenerse en cuenta también que un gran porcentaje de infecciones nosocomiales están causadas por bacterias muy resistentes, como Staphylococcus aureus resistente a meticilina. (Mapa: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/amr_saureus_map.pdf)
En el sudeste asiático están surgiendo cepas de Plasmodium falciparum resistentes a las artemisininas y, como las infecciones están tardando más tiempo en curarse tras el inicio del tratamiento, se sospecha de resistencia del parásito. (Mapa: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/amr_act_treatmant_map.pdf)

Objetivos de la campaña
El principal objetivo de la campaña es concienciar a la población de que los microorganismos resistentes son inmunes a los efectos de fármacos comúnmente utilizados como antibióticos, antivíricos o antipalúdicos, logrando que estos tratamientos se vuelven ineficaces, por lo que las infecciones persisten y pueden transmitirse a otras personas. Otro de los mensajes en los que se quiere insistir es que la resistencia es una consecuencia del uso de los antimicrobianos, y en particular de su abuso.

La OMS no oculta que este tema es motivo de preocupación mundial, ya que la resistencia a los antimicrobianos mata, porque los pacientes no responden a la terapia habitual, alargando el periodo de enfermedad, lo que ayuda a propagar a los microorganismos resistentes a la población. Este escenario podría acabar causando que muchas de las enfermedades infecciosas no puedan tratarse, arruinando los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para el año 2015 relacionados con la salud.

El impacto económico del proceso es evidente, ya que cuando los fármacos de primera línea no funcionan, deben usarse productos más caros y, al prolongarse el tratamiento y el proceso de recuperación, la factura hospitalaria se dispara, especialmente en la resistencia del VIH a los antiretrovirales. La resistencia al tratamiento de la infección por el VIH comienza a considerarse preocupante y se están efectuando encuestas en diferentes países para detectar y monitorizar la citada resistencia.

Debe tenerse en cuenta también que un porcentaje elevado de las infecciones contraídas en los hospitales son causadas por bacterias muy resistentes, como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina o los enterococos resistentes a la vancomicina. Pese a que pueda considerarse un problema mayoritario únicamente en países en vías de desarrollo, en la Unión Europea, cada año, se calcula que unos 25.000 pacientes mueren por una infección bacteriana resistente grave contraída en hospitales en el torrente sanguíneo, causan neumonía o aparecen en heridas. Los responsables de la OMS advierten como peculiaridades europeas que muchos de los antibióticos pueden comprarse sin receta médica y que, a menudo, los datos sobre infecciones resistentes a antibióticos no se recogen y, pese a que los profesionales sanitarios son conscientes de su gravedad, no puede calibrarse la magnitud del problema.

Los niños son protagonistas destacados de la campaña del Día Mundial de la OMS, ya que son especialmente susceptibles a infecciones respiratorias e intestinales. Si están causadas por bacterias, se prescriben habitualmente antibióticos. Sin embargo, síntomas similares están a menudo causados por virus que los antibióticos no pueden matar.

De este modo, tomar antibióticos cuando no es necesario puede ser perjudicial, ya que puede permitir que la bacteria se torne resistente al fármaco. Se insiste en que los pacientes tomen las dosis correctas durante el tiempo preciso cuando sean prescritos antibióticos, y garantizar así que no se fomente la resistencia bacteriana.

La apuesta pasa por enseñar a los niños desde edades muy tempranas a lavarse las manos y otras prácticas higiénicas para reducir el riesgo de infecciones. Y reforzar la información para que sigan las instrucciones para que tomen los antibióticos que les han sido prescritos. Otra iniciativa recomendada es garantizar que los niños estén vacunados según los programas nacionales de inmunización, para que estén protegidos contra diversas enfermedades.

Resistencia generalizada
Un ejemplo claro del riesgo para la salud pública que existe en otras partes del mundo es que el ciprofloxacino es el único antibiótico recomendado actualmente por la OMS para tratar la diarrea sanguinolenta por Shigella, ya que estos microorganismos han adquirido una resistencia generalizada a otros antibióticos que eran eficaces con anterioridad. Sin embargo, el rápido aumento de la prevalencia de la resistencia al ciprofloxacino está reduciendo las opciones terapéuticas eficaces y seguras, sobre todo en la población infantil y son precisos con urgencia nuevos antibióticos orales.

La resistencia antimicrobiana se ha convertido también en un grave problema en el tratamiento de la gonorrea, causada por Neisseria gonorrhoeae y con una prevalencia que está en aumento en todo el mundo, ya que está afectando incluso a la última generación de cefalosporinas orales. De este modo, se alerta de que el hecho de que las infecciones gonocócicas no fueran tratables aumentaría las tasas de morbilidad y mortalidad y anularían los avances realizados en el control de esta infección de transmisión sexual.

Han aparecido también nuevos mecanismos de resistencia, como la betalactamasa NDM-1, en varios bacilos gram-negativos, lo que podría volver ineficaces a varios antibióticos potentes que a menudo se utilizan como última defensa frente a cepas bacterianas multirresistentes. Otras áreas terapéuticas amenazadas por la falta de antimicrobianos eficaces son el trasplante de órganos, la quimioterapia antineoplásica o la cirugía mayor.

Problema complejo
La OMS reconoce que la aparición de las resistencias antimicrobianas es un problema complejo impulsado por muchos factores interrelacionados, por lo que las intervenciones puntuales y aisladas surten poco efecto. Por tanto, son necesarias respuestas multisectoriales y urgentes a escala mundial y nacional para combatir esta amenaza cada vez mayor.

La respuesta de la OMS se articula por diferentes vías, entre las que destacan las orientaciones normativas, el apoyo a la vigilancia, la asistencia técnica y la generación de conocimientos y alianzas, en particular por medio de los programas de prevención y control de enfermedades.

Además, se pretende garantizar la calidad, el suministro y el uso racional de los medicamentos esenciales, fomentar la prevención y el control de las enfermedades y la seguridad de los pacientes, además de la garantía de la calidad en los laboratorios.

La OMS ha elegido el siete de abril para hacer un llamamiento a la acción concertada para detener la propagación de la resistencia antimicrobiana y recomendará un conjunto de políticas de seis puntos para que los gobiernos hagan frente al problema. De este modo, se pedirá a los principales interesados directos —instancias normativas y de planificación, público en general, pacientes, personal sanitario, profesionales que recetan medicamentos, farmacéuticos, dispensadores de medicamentos e industria farmacéutica— que piensen en luchar contra la resistencia a los antimicrobianos, asuman esa responsabilidad y actúen en consecuencia.

Una tradición anual
El Día Mundial de la Salud celebra cada siete de abril la fundación de la OMS. Cada año, este organismo de las Naciones Unidas elige un tema sanitario relevante y solicita a todo el mundo –con independencia de su edad y procedencia– que celebre actos que destaquen la importancia de ese tema para la salud y el bienestar. De este modo, el Día Mundial de la Salud es una oportunidad única para que las comunidades de todo el mundo se unan durante un día para fomentar medidas que puedan mejorar la salud.

Los temas elegidos en años anteriores son muy diversos: salud en zonas urbanas (2010), seguridad hospitalaria en emergencias (2009), protección de la salud en el cambio climático (2008), inversión en salud para construir un mejor futuro (2007), seguridad viaria (2004) o entornos saludables para la infancia (2003), entre otras.

Entre las actividades programadas este año en Europa, destacan la reunión que se celebrará en Copenhague, centrada en higiene hospitalaria y que reunirá a médicos, enfermeras, responsables del Statens Serum Institut y personal de la OMS. El encuentro cuenta con la participación del Foro Europeo de Asociaciones Médicas.

En Roma, la oficina de la OMS en Europa ha organizado un seminario sobre resistencia de los antibióticos desde el punto de vista de seguridad alimentaria que se celebrará en las oficinas de la FAO. Además de esta organización, participarán otros organismos como Codex Alimentarius, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la Comisión Europea y el Istituo Superiore di Sanità de Italia. También se ha publicado un folleto titulado ‘Haciendo frente a la resistencia a antibióticos en una perspectiva de seguridad alimentaria en Europa’. Por su parte, el Parlamento europeo en Estrasburgo acogerá una mesa redonda sobre las implicaciones sobre la salud de la resistencia a antibióticos y la acción política intersectorial precisa para hacer frente a este asunto.

Por otro lado, en el Science Media Centre de Londres se ha organizado un seminario de formación de periodistas para detallar el estado actual de la resistencia a antibióticos, en el que participarán científicos de prestigio en este campo tanto de la OMS como del Reino Unido. En Moscú, la OMS está organizando un seminario científico de alto nivel para la contención y prevención de la resistencia a este tipo de fármacos.

Anuncios
Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina

Neurología/”La dinámica aún no se comprende bien”


Superordenadores que simulan la dinámica molecular para el estudio del plegamiento de proteínas

NEUROLOGÍA

La dinámica aún no se comprende bien

Describen el proceso de recuperación del recuerdo visual

Un estudio realizado en primates que se publica hoy en Science ha mostrado que las señales de retroalimentación proactiva fluyen a través de las capas corticales del cerebro cuando se forma un recuerdo visual y retornan cuando la memoria es rescatada más tarde. Esta es la conclusión a la que han llegado los autores del estudio, un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tokio, en Japón, coordinado por Daigo Takeuchi, del Departamento de Fisiología.

Los recuerdos visuales a largo plazo son almacenadas en la corteza inferotemporal de los primates. Mientras que estudios previos han analizado este proceso en términos de neuronas individuales, la dinámica de la red de trabajo más amplia aún no se comprende bien.

Para investigar la interacción funcional entre las diferentes capas de la corteza inferotemporal, Takeuchi monitorizó mediante electrodos multicontacto la actividad eléctrica en esta región del cerebro de los monos mientras realizaban una tarea de memoria consistente en asociación de pares.

La corteza tiene múltiples capas horizontales, cada una con una reunión diferente de tipos de células neuronales y conexiones a otras regiones. Según han observado los investigadores, durante la fase de entrada, las señales siguieron la vía de señalización clásica, fluyendo desde las capas granulares a las supragranulares y después a las infragranulares.

Fase subsiguiente
Sin embargo, a lo largo del periodo subsiguiente, cuando las redes de trabajo tenían que mantener o recuperar el estímulo, la señal fluyó revertida, con neuronas infragranulares añadiendo antes neuronas supragranulares.
(Science; 3331: 1443-44).

Los actores del sistema cambiarán su papel

Más allá de 2011: una odisea en el ciberespacio

“La historia clínica electrónica (HCE) estará disponible en…”. “Cuando haya interoperabilidad cada paciente viajará con su historial a cuestas”. Se lleva hablando de historia clínica digitalizada durante años, y de hecho alguno de sus beneficios ya se puede comprobar, pero casi siempre se habla de ella como algo de futuro. Por este motivo parece obligado preguntarse cómo será con el tiempo.

En el futuro el acceso a la historia clínica electrónica aumentará las posibilidades de la sanidad

Búsqueda de las diferencias en los polimorfismos nucleótidos únicos presentes en al menos el 1 por ciento
de los humanos

Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Pediatría, Psiquiatría

Características de eficacia y tolerabilidad de los ASG en niños y adolescentes


Resumen

En los últimos años se ha producido un aumento exponencial en la prescripción de antipsicóticos de segunda generación (ASG) en niños y adolescentes para el tratamiento de trastornos psicóticos y otros trastornos mentales. Sin embargo, hay muy pocos estudios que comparen la tolerabilidad y la eficacia entre los distintos ASG en esta población. Este artículo revisa los datos actuales sobre las características diferenciales de eficacia y tolerabilidad de los ASG en población infanto-juvenil. Los datos muestran que los ASG no forman un grupo homogéneo, sino que cada fármaco de este grupo tiene un perfil característico, sobre todo con respecto a los efectos secundarios, especialmente las complicaciones metabólicas. En concreto, en las comparativas entre ASG, el tratamiento con olanzapina se relacionó con mayor aumento de peso y de colesterol, y el tratamiento con risperidona se asoció con mayor aumento de prolactina. Por ello, antes de prescribir un ASG resulta imprescindible tener en cuenta el perfil diferencial de estos fármacos.

Rev Psiquiatr Salud Ment.2010; 03 :152-67

Palabras clave: Eficacia. Tolerabilidad. Antipsicótico. Psicosis. Población pediátrica.

Introducción
La prescripción de fármacos antipsicóticos de segunda generación (ASG) para el tratamiento de trastornos psicóticos y de otros trastornos mentales en niños y adolescentes se ha convertido en una práctica habitual en la clínica psiquiátrica1,2,3. Los estudios sobre la prevalencia del uso de estos fármacos en población infanto-juvenil muestran que, en los últimos años y en diferentes países de todo el mundo, se ha producido un aumento muy significativo de las prescripciones de ASG4, que se ha acompañado, en casi todo el mundo, de un descenso progresivo del uso de antipsicóticos clásicos o de primera generación (APG)5. En Estados Unidos, entre 1990 y 2000, las prescripciones de ASG aumentaron un 160%6, y en Reino Unido, entre los años 1994 y 2005, el uso de ASG aumentó en este grupo de edad casi 60 veces (0,01 usuarios por 1.000 pacientes-año en 1994, frente a 0,61 usuarios por 1.000 pacientes-año en 2005)5. Este aumento en el uso de ASG se ha debido a un aumento de las prescripciones, pero también a que estos fármacos se emplean ahora durante más tiempo. En Holanda, la duración de los tratamientos con ASG en niños y adolescentes se dobló (de 0,8 años en 1998–1999 a 1,6 años en 2001–2001)7 (Figura 1).

Figura 1. Clasificación de los antipsicóticos estudiados en esta revisión según sean de primera o de segunda generación.

El espectacular incremento del uso de ASG en los últimos 15–20 años ha puesto al descubierto una importante realidad de fondo: hay muy pocos estudios que comparen la tolerabilidad y la eficacia entre los distintos ASG y entre los ASG y los APG en el tratamiento de niños y adolescentes con trastornos del espectro psicótico (esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo, trastorno esquizofreniforme, trastorno psicótico breve, trastorno psicótico no especificado, trastorno bipolar y episodio depresivo con síntomas psicóticos).

Los estudios de tolerabilidad de ASG en población infanto-juvenil han demostrado que, aunque los ASG tienen menos efectos secundarios neurológicos motores que los APG8, el consumo de ASG se asocia con un aumento del riesgo de aparición de complicaciones metabólicas, como obesidad, diabetes mellitus tipo 2, dislipemia y, en general, de alteraciones del espectro de la morbilidad cardiovascular8,9,10,11.

Por otro lado, las agencias internacionales reguladoras del uso de medicamentos (FDA en Estados Unidos y EMA en Europa) han seguido con cautela el importante incremento en las prescripciones de ASG en niños y adolescentes. De hecho, las aprobaciones de la FDA y la EMA para el empleo de ASG en población infanto-juvenil han ido, en líneas generales, por detrás del uso clínico y de los hallazgos de eficacia y tolerabilidad en los estudios clínicos de fase 4. Las recientes leyes de la FDA (Pediatric Research Equity Act, 2003) y la EMA (EU Paediatric Regulation, enero de 2007) que exigen la exclusividad y obligatoriedad de estudios específicos con población infanto-juvenil para la aprobación de fármacos en este grupo de edad han favorecido el desarrollo de estudios de eficacia y tolerabilidad de ASG en niños y adolescentes, pero también han ralentizado los procesos de aprobación de estos fármacos en población infanto-juvenil.

Métodos
Los autores han realizado una búsqueda bibliográfica de los estudios publicados en revistas internacionales desde 1990 hasta enero de 2010, disponibles en Medline/PubMed/Google Scholar que comparaban la eficacia y/o la tolerabilidad entre distintos ASG, o entre algún ASG y algún APG, en niños y adolescentes con un trastorno psicótico. Para esta búsqueda se emplearon los siguientes palabras clave: antipsicótico, olanzapina, risperidona, aripiprazol, clozapina, quetiapina, ziprasidona, psicosis, psicosis de inicio precoz, esquizofrenia, trastorno bipolar, adolescente, niño, infantil, juvenil, efectos adversos, aumentos de peso, colesterol, prolactina, síndrome metabólico, parkinsonismo, discinesia, acatisia, eficacia. Los términos se introdujeron en inglés de la siguiente manera: «antipsychotic» or «olanzapine» or «risperidone» or «aripiprazole» or «clozapine» or «quetiapine» or «ziprasidone»; «psychosis» or «early onset psychosis» or «schizophrenia» or «bipolar disorder»; «adolescent» or «child» or «children» or «youth»; «adverse events» or «weight gain» or «cholesterol» or «prolactine» or «metabolic syndrome» or «parkinsonism» or «dyskinesia» or «akathisia»; «efficacy». La búsqueda informática se complementó con una búsqueda manual de artículos relacionados con este tema.

Una vez realizadas estas búsquedas se seleccionaron los artículos que cumplieran los siguientes criterios de inclusión: 1) estudios que comparan eficacia y/o tolerabilidad entre dos o más ASG; 2) estudios que comparan eficacia y/o tolerabilidad entre ASG y placebo; 3) estudios que comparan eficacia y/o tolerabilidad entre ASG y APG. Por otro lado, se excluyeron aquellos estudios que: a) no presentasen comparaciones entre fármacos o entre fármacos y placebo, y b) y cuya muestra mezclase datos de población infanto-juvenil con datos de población adulta, sin análisis diferencial.

Debido a la variabilidad de las medidas de tolerabilidad estudiadas en diferentes trabajos, este artículo se ha centrado en aquellas variables que han demostrado una mayor importancia en términos de morbilidad: índice de masa corporal (IMC, como evaluación del peso), prolactina, triglicéridos, colesterol, tensión arterial diastólica, perímetro abdominal, síndrome metabólico, parkinsonismo, discinesia y acatisia8,9,12,13,14. Por otro lado, para contextualizar los datos comparativos de eficacia y tolerabilidad, se han incluido también datos comparativos de eficacia y tolerabilidad entre ASG y placebo en esta población.

Esta revisión se ha centrado en niños y adolescentes con diagnóstico de trastorno psicótico (esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo, trastorno esquizofreniforme, trastorno psicótico breve, trastorno psicótico no especificado, trastorno bipolar y episodio depresivo con síntomas psicóticos). Se ha decidido emplear el constructo genérico de trastorno psicótico a tenor de los resultados de los estudios sobre estabilidad diagnóstica en los casos de primer episodio psicótico, que demuestran que, al menos hasta completar el primer año de evolución, la estabilidad diagnóstica es limitada15.

ADC: aleatorizado doble ciego; ANC: aleatorizado no ciego; ANS: Schedule for the Assessments of Negative Symptoms; ARP: aripiprazol; BIP: trastorno bipolar; BPRS: Brief Psychiatric Rating Scale; BPRS-C: Brief Psychiatric Rating Scale for Children; CDRS-R: Children’s Depression Rating Scale-Revised Version; CLZ: clozapina; CPRS: Children′s Psychiatric Rating Scale; Dur.: duración del tratamiento de estudio; ESQ: esquizofrenia o trastorno esquizoafectivo; HAL: haloperidol; MOL: molindona; N: número de sujetos incluido en el estudio; OAS: Overt Aggression Scale; OLZ: olanzapina; OP: Otros trastornos psicóticos, que incluye trastorno esquizofreniforme, trastorno psicótico breve, trastorno psicótico no especificado, depresión con síntomas psicóticos; PANSS: Positive and Negative Síndrome Scale; PLAC: placebo; QTP: quetiapina; RIS: risperidona; SANS: Schedule for the Assessments of Negative Symptoms; SAPS: Schedule for the Assessments of Positive Symptoms; TDAH: trastorno por déficit de atención e hiperactividad; YMRS: Young Mania Rating Scale.
El signo «>» significa «existen diferencias estadísticamente significativas (p<0,05) el parámetro medido con tratamiento A es mayor que con tratamiento B (A>B)». El signo «=» significa que no hubo diferencias en las medidas comparadas, o que si las hubo, estas no fueron estadísticamente significativas.
NOTAS:1.Los fármacos del estudio demostraron eficacia clínica general.

De forma esquemática, los resultados de los estudios de eficacia han sido: 1) Las comparativas entre ASG y placebo (o entre ASG a dosis terapéutica y ASG a dosis infraterapéutica) han mostrado la superioridad de los ASG16,17,18,19; 2) En el tratamiento de pacientes con esquizofrenia refractaria, la clozapina ha demostrado ser superior que los fármacos con los que se ha comparado20,21,22, y 3) No se han encontrado otras diferencias significativas en eficacia entre distintos ASG, ni entre ASG y APG8,23,24,25,26.

ADC: aleatorizado doble ciego; ANC: aleatorizado no ciego; ARP: aripiprazol; BIP: trastorno bipolar; CLZ: clozapina; Dur.: duración del tratamiento de estudio; ESQ: esquizofrenia o trastorno esquizoafectivo; HAL: haloperidol; IMC: índice de masa corporal: peso(kg)/talla (m)2; MOL: molindona; N: número de sujetos incluido en el estudio; OLZ: olanzapina; OP: Otros trastornos psicóticos, que incluye trastorno esquizofreniforme, trastorno psicótico breve, trastorno psicótico no especificado, depresión con síntomas psicóticos; PLAC: placebo; QTP: quetiapina; R: rango de edad; RIS: risperidona; TA: tensión arterial; TAD: tensión arterial diastólica; TAS: tensión arterial sistólica; TC: trastorno de conducta, trastorno de conducta oposicionista desafiante o trastorno de conducta alimentaria.
El signo «>» o «<» significa «existen diferencias estadísticamente significativas (p<0,05)»: el parámetro medido con tratamiento A es mayor que con tratamiento B (A>B) o es menor (Arisperidona=haloperidol), mientras que a los 12 meses esta diferencia no era significativa (olanzapina=risperidona=haloperidol)53. Por otro lado, un estudio reciente, realizado también en población española, compara los efectos secundarios de antipsicóticos (APG y ASG) entre niños y adolescentes tratados durante menos de 30 días y sujetos tratados durante más de 12 meses. El grupo de sujetos con más de 12 meses de exposición a antipsicóticos presentó incrementos significativamente mayores de peso, colesterol, parkinsonismo y discinesia que los sujetos tratados durante menos de 30 días. No se encontraron diferencias entre ambos grupos en niveles de triglicéridos, tensión arterial o acatisia54.

¿Es válida la distinción entre antipsicóticos de primera y segunda generación?
Los datos sobre eficacia y tolerabilidad de los antipsicóticos ponen en cuestión la validez conceptual de la distinción entre APG y ASG. Un reciente meta-análisis, que ha comparado la eficacia y la tolerabilidad de APG y ASG en el tratamiento de adultos con esquizofrenia, ha destacado que los fármacos que componen el grupo de los ASG difieren en muchas propiedades y no forman un grupo homogéneo46. Repetidas voces han llamado la atención en los últimos años sobre la falta de homogeneidad de los ASG como grupo, tanto en su uso en adultos como en niños y adolescentes45,46,55,56. A la luz de estos datos, y considerando que las principales diferencias entre los ASG se refieren a los efectos adversos metabólicos, se ha propuesto sustituir la clasificación APG versus ASG por otra que distinga a los antipsicóticos en función de su riesgo metabólico. En este sentido se han pronunciado recientemente Carmel y Gorman, quienes han planteado introducir una clasificación de antispicóticos basada en el riesgo metabólico57. En esta clasificación propuesta, los antipsicóticos con bajo riesgo metabólico serían: molindona, ziprasidona, flufenazina, haloperidol, aripiprazol, mientras que los antipsicóticos con alto riesgo metabólico serían: clozapina, olanzapina, tioridazina, mesoridazina, sertindol, risperidona, quetiapina57 (Figura 2).

Figura 2. Clasificación de los antipsicóticos en función de su riesgo metabólico (bajo/alto riesgo metabólico) (basado en Carmel y Gorman, 200957).

Recomendaciones de monitorización clínica de las complicaciones metabólicas en niños y adolescentes tratados con antipsicóticos
La importancia de estos hallazgos subraya la necesidad de una monitorización cuidadosa de los efectos adversos de los ASG tanto en pacientes adultos como en niños y adolescentes58. Sin embargo, como hemos señalado a lo largo de esta revisión, los niños y adolescentes son especialmente vulnerables a los efectos adversos de los antipsicóticos. Por ello, es muy importante anticipar los riesgos implicados en el tratamiento con ASG en población infanto-juvenil para prevenir, en la medida de lo posible, las complicaciones derivadas del uso de estos fármacos (Tabla 5). A tenor de todo esto, consideramos que la realización de un control rutinario de los efectos adversos de los ASG prescritos, incorporando tanto a los pacientes como a sus familiares en la evaluación de los riesgos-beneficios del uso de los medicamentos resulta de un valor fundamental. Desde la aparición de las primeras señales de alarma sobre los efectos metabólicos de los SGA en adultos, diferentes autores e instituciones han publicado guías de recomendación de control de los efectos adversos. Aunque estas guías han tenido, por lo general, poco impacto en el quehacer cotidiano de los médicos clínicos59, nosotros queremos enfatizar su importancia. Por ello, presentamos en la Tabla 5 una guía de recomendación de la monitorización de los efectos adversos de los ASG en niños y adolescentes, basada en el trabajo de Correll (2008)9. En el caso de que aparecieran efectos secundarios graves sería necesario considerar un cambio a un medicamento de menor riesgo9.

Publicado en Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Nutricionismo, Pediatría, Psiquiatría, Salud Mental, Salud y bienestar

Área Científica*Especialidades*Psiquiatría


PORTADA*

 

 

 

PSIQUIATRÍA

 

Comer acompañado es una forma de comienzo

Comedor terapéutico: reconciliarse con el placer

Si para la mayoría de las personas comer es un placer, para quienes padecen trastornos de la conducta alimentaria puede convertirse en un auténtico suplicio. Los comedores terapéuticos, que se engloban dentro de programas integrales de asistencia a esta patología, tienen como objetivo que la comida sea, además de un placer, una fuente de salud y de vida. Para ello, es necesario erradicar mitos, falsas creencias, restablecer el equilibrio perdido y adquirir hábitos dietéticos saludables.
Raquel Serrano – Viernes, 25 de Marzo de 2011 – Actualizado a las 00:00h
 
 
Erradicar de las comidas el consumo de pan, así como de cualquier tipo de salsa o hidrato de carbono y, mucho más, cuestionarse si las cremas hidratantes faciales o corporales aportan grasas al organismo son algunos de los hábitos que con mayor frecuencia se reproducen entre quienes padecen trastornos de la conducta alimentaria: anorexia nerviosa y bulimia, enfermedades con una incidencia preferencial entre mujeres de entre 18 y 30 años y que mantienen sus cifras de afectación mundial entre el 2 y 5 por ciento, en el caso de la bulimia, y entre el 1 y el 3 por ciento para la anorexia nerviosa. Así las cosas, uno de los objetivos prioritarios es que las pacientes se reencuentren con su bestia negra: la comida, dejen atrás conductas irracionales y restrictivas y superen el miedo a la báscula aprendiendo hábitos alimentarios saludables que no sólo no engordan sino que las va a mantener sanas y en forma.

Mejor en compañía

El comedor terapéutico, donde las muchachas comen menús habituales de una casa normal acompañadas de pacientes que no tienen este trastorno, es una de las mejores formas de rehabilitación dietética, y que parte de una premisa: “No obligar porque ello puede generar más rechazo hacia la comida”, han explicado a DM Marina Díaz Marsá, psiquiatra de la Unidad de Trastornos de Conducta Alimentaria y miembro del Cibersam; la psiquiatra Patricia Gómez Merino, e Irene de la Vega Rodríguez, psicóloga clínica, todas del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico de Madrid, y responsables del comedor terapéutico que desde junio del pasado año funciona en el hospital y por el que ya han pasado, en grupos de 4 ó 5 pacientes, unos 20 enfermos. Esta iniciativa, de la que en Madrid también tiene similar experiencia los hospitales Santa Cristina y Niño Jesús, forma parte de un programa de tratamiento integral de estas patologías.

Las pacientes comen en compañía de otros enfermos que no tienen problemas de conducta alimentaria, lo que impide que la atención recaiga en la comida

Las pacientes acuden a comer, los mismos menús que se ofrecen al resto de pacientes hospitalarios, los lunes, martes, jueves y viernes sobre la una y media de la mañana y después hacen una hora de reposo para procurar “que la posible ansiedad generada por el hecho de comer se reduzca”.

Según Díaz Marsá, el objetivo es que aprendan hábitos saludables de alimentación, “no sólo qué tipo de alimentos son los más adecuados, sino también la forma de comer y en un tiempo aceptable. “Normalmente estas pacientes se entretienen con la comida: la desmenuzan, la dan vueltas e incluso la esconden. En el comedor hay personal sanitario que controla el proceso y ayuda mucho la presencia de pacientes no afectados porque no genera tanta obsesión por la comida”.

Otra variante del comedor se centra en pacientes con trastorno de la conducta alimentaria que presentan además comorbilidad con trastornos de la personalidad, alrededor de un 60 por ciento de las jóvenes, y que hacen el programa dietético completo que va desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde. “Un apoyo importante es la participación en los programas de habilidades donde cada paciente aporta ideas y actividades relacionadas con su trabajo o con algo que se le dé bien. Es una forma de desviar la atención exclusiva hacia la comida” y de elevar la autoestima, ha indicado De la Vega.

Parámetro objetivo

Existen, según Gómez Merino, dos perfiles: las pacientes más restrictivas, que realizan una reducción drástica no sólo de la cantidad sino también cualitativa, ya que tienden a comer sólo frutas y verduras cocidas y yogures. Las bulímicas, aunque pueden tener más ansiedad por la comida, no expresan esta alteración en las comidas habituales, puestambién tienden a restringir. Posteriormente, por la falta de control de impulsos, es cuando practican los atracones.

La experiencia es muy positiva: se entiende que comer no es sinónimo de engordar y se reducen conductas irracionales y desequilibradas

Pero, ¿qué ocurre cuando abandonan la comida tutelada y realizan el resto de las comidas del día sin compañía?. “Las pacientes tienen que realizar un autorregistro y que consiste en una especie de diario en el que se anota qué cosas comen en un día. No obstante, llevamos a cabo un control de peso corporal, un parámetro muy objetivo que corrobora que lo que dicen comer es cierto”, indica Díaz Marsá, que explica que la estancia media de esta peculiar escuela de rehabilitación alimentaria es de unos 3 meses. “La experiencia es muy positiva. Incluso algunas nos piden fotocopias de los menús para llevarse a casa porque les tranquiliza saber qué tienen que comer y realizar un balance calórico adecuado”, señala De la Vega. “Comer aquí les devuelve a la realidad de que comer no tiene porqué engordar, les quita el miedo, y evitan o minimizan errores e ideas falsas y preconcebidas sobre la alimentación”, según Díaz Marsá. Gómez apunta hacia otro aspecto ventajoso del comedor terapéutico: los ingresos hospitalarios son menos prolongados, ya que el control de la alimentación permite dar el alta sin tener, a lo mejor, un peso objetivo pero alcanzable”.

PERFILES, ESTRATEGIAS DE APOYO Y BÚSQUEDA DE SOLUCIONES

Existen patrones de personalidad que pueden derivar, con mayor facilidad que otros, en algún tipo de trastornos de la conducta alimentaria: personas muy perfeccionistas, obsesivas, controladoras, buenas estudiantes, “aunque con pobres recursos para la vida porque sus relaciones interpersonales, su tolerancia a la frustración y la búsqueda de la propia identidad fallan, en el caso de la anoréxicas”, indica Díaz Marsá. En el grupo de la bulimia se suelen dar mayores tasas de impulsividad o intentos autolíticos ocasionales. Pero también hay una vulnerabilidad biológica relacionada con los genes transportadores de la serotonina. De hecho, en los estudios familiares y de gemelos, la heredabilidad es muy elevada. El tratamiento integral contempla medidas farmacológicas centradas en antidepresivos, estabilizadores del ánimo, algunos de los cuales controlan las conductas impulsivas e incluso a controlar el peso en bulimia, y antipsicóticos en aquellos casos en los que la obsesión por el peso es casi delirante. Un segundo pilar es la aplicación de estrategias psicológicas. A pesar de que la cognitivo-conductual es la más clásica, los profesionales del Clínico han empezado a desarrollar la denominada dialéctico-conductual, “más encaminada al control de la impulsividad y a encontrar alternativas sanas hacia el malestar que les produce su cuerpo o las relaciones sociales”, ha explicado De la Vega.

MENÚS

1er PLATO

Macarrones con tomate

Panaché de verduras

Crema de patatas con tapioca

2º PLATO

Cerdo asado con puré de patatas

Tortilla de espinacas con zanahoria rallada

Ternera asada con zanahoria hervida en rodajas

POSTRE

Fruta de temporada

Yogur Bio

Manzada asada

1er PLATO

Lentejas guisadas

Champiñón al vapor

Sopa de sémola

2º PLATO

Albóndigas en salsa con patatas

Gallo al vapor con arroz blanco

Pollo al limón con ensalada

POSTRE

Fruta de temporada

Natillas

Yogur Bio

Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Cultura y Difusión, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Salud Mental, Salud y bienestar

¿Son seguros los rayos X?


 

 

 

 

 

 

¿Son seguros los rayos X?

Estamos rodeados de radiación. La mayor parte de la esta radiación está en forma de luz visible, luz infrarroja y ultravioleta, ondas de radio y microondas. Solo una pequeña proporción es radiación ionizante.

Los rayos X son un ejemplo de radiación ionizante. A diferencia de la mayoría de las otras formas de radiación, los rayos X pueden pasar a través del organismo. Esto hace posible utilizar los rayos X para proporcionar imágenes de las estructuras internas del organismo, que pueden ayudar al médico a realizar un diagnóstico sin tener que realizar una intervención quirúrgica.

“El riesgo para el feto de exposición

a los rayos X diagnósticos es muy bajo”

Seguridad en dosis bajas

Al igual que otras formas de radiación ionizante, los rayos X pueden alterar el material genético de las células y causar mutaciones que aumentan el riesgo de cáncer. Sin embargo, la cantidad de rayos X utilizados en la mayoría de los procedimientos diagnósticos es tan pequeño que el riesgo es tan extremadamente bajo, que casi puede decirse que es cero. Los expertos afirman que asumiendo este mínimo riesgo se consigue información que puede ser vital para el diagnóstico de una enfermedad que puede poner en riesgo la salud, y en algunos casos, la vida del paciente. Sin embargo, y a efectos de máxima protección, se asume que los mismos efectos que ocurren a dosis altas pueden ocurrir a dosis bajas, por lo que el máximo interés está en reducir la exposición al minimo posible. Los avances tecnológicos han posibilitado la reducción de la cantidad de rayos X que se utilizan hoy en día. Hace solo 50 años, las dosis eran mucho más altas y la calidad de las imágenes mucho menor.

“La ecografía utilza los ultrasonidos, ondas sónicas”

Múltiples exploraciones no parecen aumentar el riesgo

El beneficio obtenido en cuanto a la información diagnóstica gracias a los rayos X es muy superior al mínimo riesgo asociado con esta exploración. Asimismo, los estudios sugieren que el riesgo no aumenta por múltiples exploraciones. Por esta razón no se ha puesto límite al número de exploraciones médicamente necesarias con rayos X que pueda necesitar una persona.

Medición de la radiación

Una persona normal está expuesta a solo 360 mrads (milirads, 1/1.000 de rad, la unidad básica de medida de radiación) de radiación ionizante anualmente. Y la mayoría de esta proviene de fuentes naturales como la radiación cósmica y las emisiones del suelo y la tierra que contienen elementos radiactivos como el radón y el uranio. La intensidad de esta exposición ambiental a la radiación varía según la localización geográfica. Los rayos X producidos por una fuente artificial de radiación ionizante, representan el 11% de la exposición anual media, mientras que el radón, un gas radiactivo presente en nuestro entorno, contribuye a un 55% de la exposición total.

“La resonancia magnética utiliza ondas de radio,

una forma de radiación no ionizante”

Las dosis de rayos X de las exploraciones radiológicas se miden tanto en la piel como en las gonadas, testículos y ovarios, así como en la médula ósea. Se ha elegido estos órganos por su relación con el sistema reproductor y la salud general. Para determinar la exposición, es necesario contemplar conjuntamente las dosis de un órgano específico. Estos niveles son mucho menores que los de la piel. Por ejemplo, la dosis cutanea de una radiografía de columna lumbar es de 280 milirads, mientras que la dosis en la médula ósea de la misma radiografía es de sólo 10 milirads.

“El riesgo no aumenta por múltiples exploraciones”

El riesgo para todas las fuentes es bajo

¿La exposición media a todas las fuentes de radiación ionizante constituyen un riesgo? Probablemente no. El efecto más probable de todo ello es practicamente cero. Teóricamente es posible que la dosis media pueda causar problemas, pero no se puede medir, el resultado es demasiado pequeño. La mayoría de los estudios han demostrado que dosis inferiores a 5.000 milirads no constituyen un riesgo.

La resonancia magnética y la ecografía no utilizan rayos X

Estos dos tipos de técnicas diagnósticas de imagen no utilizan rayos X. La resonancia magnética utiliza ondas de radio, una forma de radiación no ionizante. La ecografía utiliza los ultrasonidos, ondas sónicas. Niguno de ellos rompe los enlaces moleculares en la forma que lo hacen las radiaciones ionizantes.

“Los avances tecnológicos han posibilitado la reducción

de la cantidad de rayos X que se utilizan hoy en día”

Rayos X durante el embarazo

El riesgo para el feto de exposición a los rayos X diagnósticos es muy bajo. Sin embargo, hay que advertir siempre de que se está embarazada. Si es necesario someterse a una exploración de rayos X durante el embarazo, se pueden tomar precauciones adicionales para minimizar la exposición del feto a la radiación.

Una exploración muy valiosa

Las exploraciones con rayos x proporcionan información valiosa sobre la salud y juegan un importante papel al ayudar el médico a realizar un diagnóstico certero. La investigación continúa para producir las mejores imágenes con la mínima radiación posible, emitiendo la mínima cantidad posible de rayos X.

Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Organizaciones, Pediatría, Psiquiatría, Salud Mental

Subpoblaciones con variaciones genéticas en riesgo


 

 

 

CIENCIA EMERGENTE EN EL MUNDO ÁRABE

Qatar subpoblaciones varían en respuesta de riesgo y tratamiento de enfermedades

Mohammed Yahia

Ronald Crystal

“Estudiando sus propias poblaciones los naturalizados pueden contribuir a la investigación biomédica del mundo”
Oriente de naturaleza

Un estudio en curso sobre la composición genética de la población de Qatar revela tres distintas subpoblaciones con variaciones genéticas que afectan el riesgo de la enfermedad, así como el probable eficacia y los efectos adversos de las drogas.

La investigación es realizada por el Weill Cornell Medical College en Estados Unidos, su colegio basado en Qatar y Hamad Medical Corporation en Qatar. “La mayor parte de la población es de los beduinos árabes, que es un genoma bastante homogéneo y espera en gran medida en esta parte del mundo,” dice Ronald Crystal, un genetista en el Weill Cornell Medical College en Nueva York y uno de los investigadores de principio.

“Pero hay una segunda población de naturalizados que está basado en persa con una poco de la mezcla de Asia y el Pakistán. A continuación, hay una tercera población subsahariana basada en África”.

Estas tres subpoblaciones están expuestas en el mismo entorno, sin embargo, hay diferencias genéticas y variabilidad entre ellos. “Esto tiene consecuencias reales en términos de su respuesta a las drogas. Ciertos medicamentos pueden funcionar mejor en cada población que otros,”agrega el cristal.

Qatar, como las sociedades más modernas del mundo, está encontrando las epidemias de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad. Estudios recientes de la Asociación de todo el genoma (GWAS) han identificado varios genes que aumentan el riesgo individual. Sin embargo, estos estudios se basan en las poblaciones de los europeos, haciéndolos menos valiosos en las poblaciones de ascendencia diferente.

Homogeneidad
La composición de la población de Qatar es ideal para estudiar los genes responsables de los factores de riesgo no europeos. “Los naturalizados son una población que evolucionó donde está altamente estructurado y tienden a casarse dentro de sus tribus, así que hay algunos consanguinidad,”, dice el cristal.

“Comprender por qué los naturalizados son más susceptibles a ciertas enfermedades probablemente sería más fácil estudiar aquí que en otras poblaciones porque hay más homogeneidad.

“Así no sólo es importante para la población de Qatar pero mediante el estudio de sus propias poblaciones los naturalizados pueden contribuir a la investigación biomédica mundo así”.

El estudio tendrá una duración de tres años más, dice Mahmoud Zirie, endocrinólogo cabeza en Hamad Medical Corporation. “Tenemos a más de 300 personas que participan en las pruebas genéticas ahora, pero nuestro objetivo es llegar a 2.000 durante el próximo período”.

Cristal presentó algunos resultados preliminares en el XVII drogas que afectan a lípidos metabolismo Coloquio (DALM 2011) teniendo lugar 14 al 16 de marzo en Doha, Qatar. Naturalizados son 1,2 veces más probables que la masa grasa y genes asociados con la obesidad (FTO), que son un factor de riesgo de obesidad y Diabetes tipo II.

“Hemos también observamos que existe variabilidad genética difiere en las tres poblaciones en lo que respecta a la susceptibilidad a uno de los agentes quimioterapéuticos llamados 5-Flurouracil, que se utiliza para tratar el cáncer de colon, así como otros tipos de cáncer,” dice el cristal. El alelo de riesgo, que se encontró una alta prevalencia en la población de Qatar, puede aumentar la toxicidad de la droga four-fold.

“Los naturalizados difieren entre sus poblaciones de proporciones relativas a las personas que tienen esta variabilidad genética. Por lo tanto no sólo tienen la variabilidad genética pero la subpoblación vienes también podría aumentar el riesgo,”agrega Crystal.

Cristal destaca esta información es especialmente importante para los médicos en Qatar. “Tienes que prestar atención a esto porque puede ser muy diferente en la forma de diagnosticar y tratar a una televisora dependiendo de sus antecedentes genéticos”.

El equipo ahora está hablando a los médicos y científicos en Omán y otros Estados del Golfo para ampliar su investigación a más países. “Creo que es tan evidente que se trata de un área que Oriente puede contribuir significativamente a la ciencia. Que se va a ayudar a nuestra comprensión general de genética”.

Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Pediatría, Psiquiatría, Salud Mental, Salud y bienestar

Trastorno de ansiedad generalizada-TAG


Componentes de vulnerabilidad cognitiva en el trastorno de ansiedad generalizada
(The components of cognitive vulnerability to generalized anxiety disorder.)

Resumen
Se identificaron los componentes de vulnerabilidad cognitiva del trastorno de ansiedad generalizada -TAG-, en usuarios de consulta externa de psicología en diferentes universidades de Colombia. Se realizó un análisis comparativo entre el perfil cognitivo de quienes fueron diagnosticados con TAG (69 adultos) y un grupo control (69 adultos). Se aplicaron la Entrevista Neuropsiquiátrica Internacional -MINI-, el Cuestionario de Esquemas de Young -YSQ-, el Cuestionario de Creencias Centrales de Trastornos de la Personalidad -CCE-TP-, el Inventario de Pensamientos Automáticos -IPA- y el Cuestionario de Estrategias de Afrontamiento -EEC-M-.

El perfil cognitivo del TAG se caracterizó por esquemas de abandono, desconfianza/abuso, estándares inflexibles e insuficiente autocontrol/autodisciplina. Los trastornos de la personalidad asociados fueron los de dependencia, paranoide, evitación, esquizotípico, límite y antisocial. Las distorsiones cognitivas fueron filtraje o abstracción selectiva (puntuaciones bajas), y significativamente altas puntuaciones en pensamiento polarizado, sobregeneralización, interpretación del pensamiento, visión catastrófica, falacia de control, razonamiento emocional y falacia de cambio.

Las estrategias de afrontamiento fueron la alta reacción agresiva, expresión de dificultad de afrontamiento, negación, así como baja en reevaluación positiva.

Acceso gratuito al texto completo.

Para poder visualizar el texto completo, necesita tener instalado el Adobe Reader, si usted no lo tiene puede bajárselo gratuitamente desde la dirección: get.adobe.com/es/reader/

Abstract
The components of cognitive vulnerability to generalized anxiety disorder (GAD) were identified. We performed a comparative analysis between the cognitive profile of patients diagnosed with GAD (69 adults) and a control group with no diagnosis (69 adults). They were completed the MINI International Neuropsyquiatric Interview, the Young Schemes Questionnaire -YSQ-, the Core Beliefs Questionnaire for Personality Disorders -CCE-TP-, the Inventory of Automatic Thoughts -IPA-, and the Coping Strategies Questionnaire -EEC-M-.

The cognitive profile of GAD comprised patterns of abandonment, mistrust/abuse, uncompromising standards and insufficient self-control/self-discipline. Associated personality disorders were dependent, paranoid, avoidant, schizotypal, borderline and antisocial. Cognitive distortions were filtering or selective abstraction (low scores), and significantly higher scores in polarized thinking, overgeneralization, interpretation of thought, catastrophic vision, fallacy of control, emotional reasoning and fallacy of change.

Coping strategies were high aggressive reaction, expression of coping difficulty, denial, and low positive reappraisal.

Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Organizaciones, Pediatría, Psiquiatría, Salud Mental, Salud y bienestar

Acertar en la medicación en trastornos psiquiátricos


Psiquiatría – Acertar en la Medicación en Trastornos Psiquiátricos Gracias a un Test Genético
Última actualización de la noticia: 08/03/2011

Acertar en la Medicación en Trastornos Psiquiátricos Gracias a un Test Genético

Los datos revelan que un 10% de la población mundial ha sufrido algún tipo de trastorno psiquiátrico. Además, la previsión es de que estos casos vayan aumentando con los años así que cualquier elemento que ayude a conseguir mejores resultados en los tratamientos constituye un beneficio tanto para la medicina como para los pacientes. El doctor Alfonso Garrido, psiquiatra, explica cual está siendo la revolución en el ámbito de la psiquiatría en cuanto al tratamiento de sus pacientes.

Incremento de Pacientes

Ante el hecho de que cada vez se detecten más casos de trastornos psiquiátricos la explicación que ofrece el doctor Garrido es el hecho de que hoy en día se diagnostica mejor. Además también hay mayor facilidad de acceso al médico y un mayor conocimiento de la población sobre las enfermedades psiquiátricas. Además cada vez la estigmatización de dichas patologías es mejor con lo que la gente ya no siente tantos reparos en acudir al psiquiatra.

Causas que Provocan Depresión

Las causas que se esconden tras trastornos de depresión son diversas. Por una parte existen claramente factores de riesgo genético. La historia familiar en este aspecto es muy importante. Esto, asociado a situaciones de estrés tanto físico como psíquico crea una vulnerabilidad que puede desencadenar en un episodio depresivo.

Mal Cumplimiento Terapéutico

Las patologías psiquiátricas destacan por su peor cumplimiento terapéutico en comparación con otro tipo de enfermedades. Los pacientes no son muy conscientes de que realmente necesitan de su medicación, y acaban por alterar las indicaciones médicas en este aspecto. También es cierto que los efectos secundarios y el hecho de que los resultados no sean inmediatos también inciden en el abandono el tratamiento. Incluso el efecto contrario, el exceso de confianza que hace que el paciente crea que ya está curado, hace que se deje de tomar la medicación a pesar de que el riesgo de recaída es incipiente.

Enfermedades Limitantes

Las enfermedades psiquiátricas son tremendamente limitantes y se necesita bastante tiempo para que el individuo, aún encontrándose bien, deje el tratamiento. La OMS recomienda que un paciente con depresión, a pesar de encontrarse bien, debe seguir con el tratamiento al menos 6 meses más para minimizar el riesgo de recaída.

Análisis Genético Aplicado en Psiquiatría

Se ha desarrollado un análisis genético que permite valorar la predisposición del paciente para responder a los tratamientos de enfermedades psiquiátricas. Nos referimos a Neurofarmagen, el análisis que se ha convertido en la gran esperanza en este ámbito. La gran ventaja es que se puede tener una idea muy acertada de la predisposición genética de una persona para que un fármaco le surja efecto o no. La acción terapéutica se ve claramente beneficiada gracias a este test. Se recomienda sobre todo a pacientes que ya llevan mucho tiempo probando tratamientos sin obtener buenos resultados. Gracias a este test genético es posible solucionar casos de trastornos como depresión, esquizofrenia o trastorno bipolar que han sido resistentes a las medicaciones recetadas.

Noticias relacionadas:

Medicina a la Carta en Enfermedades Psiquiátricas Gracias a la Farmacogenética

Farmacogenética, Acertar con el Tratamiento en Trastornos Psiquiátricos

Individualizar el Tratamiento Psiquiátrico Gracias a la Farmacogenética

Publicado en Ciencia, Ciencia y Tecnología, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Pediatría, Psiquiatría, Salud Mental, Salud y bienestar

Breviario de urgencias psiquiátricas


Libros/Medicina/Medicina familiar y comunitaria

Chinchilla, A. / Correas Lauffer, J. / Quintero Lumbreras, F.J. / Vega Piñero, M.

BREVIARIO DE URGENCIAS PSIQUIÁTRICAS

Puntos clave

•Este breviario proporciona, fundamentalmente a los médicos de Atención Primaria, las herramientas necesarias para diagnosticar y tratar aquellos urgencias psiquiátricas desde la consulta de primaria.
•Ofrece al médico de familia, de una manera resumida y concreta, toda la información necesaria para tratar a este tipo de pacientes cuando se acercan a la consulta.
•Siguiendo el mismo esquema que el Manual del mismo autor, dirigido fundamentalmente a Psiquiatras, presenta información relevante sobre el diagnóstico y el abordaje terapéutico de diversas patologías psiquiátricas.

Índice

PARTE I. CONCEPTOS BÁS ICOS . 1. Conceptos y peculiaridades de las urgencias psiquiátricas. 2. Aproximaciones nosológicas, criterios de ingreso y derivación y variables clinicoepidemiológicas que conviene tener en cuenta. 3. La historia clínica psiquiátrica en urgencias.

PARTE II. LOS GRANDES SÍNDROMES. 4. El paciente agitado o violento. 5. El paciente suicida. 6. Síndrome alucinatorio. 7. El paciente psicótico en urgencias. 8. El paciente afectivo. 9. Urgencias y trastornos de la personalidad. 10. El paciente alcohólico. 11. El paciente drogodependiente. 12. Cuadro confusional agudo. 13. Síndrome demencial. 14. Trastornos de la conducta alimentaria. 15. Cuadros psiquiátricos debidos a patología orgánica. 16. Trastornos somatomorfos, trastornos facticios y simulación. Estados crepusculares. 17. Trastornos de ansiedad. 18. Urgencias psicogeriátricas. 19. Urgencias en psiquiatría infantojuvenil. 20. Urgencias psiquiátricas en situaciones especiales. 21. Efectos secundarios de los tratamientos psiquiátricos. 22. Alteraciones psicopatológicas provocadas por fármacos no psicotropos.

PARTE III. ASPECTOS TERAPÉUTICOS. 23. Farmacopea esencial para urgencias y manejo práctico de psicofármacos.

PARTE IV. AS PECTOS MEDICOLEGALES. 24. Urgencias en psiquiatría. Aspectos eticolegales. Bibliografía. Índice alfabético.

Contenidos

El Breviario de Urgencias Psiquiátricas, dirigido por el Dr. Alfonso Chinchilla, nace con el objetivo de proporcionar fundamentalmente a los médicos de Atención Primaria las herramientas necesarias para diagnosticar y tratar aquellos urgencias psiquiátricas desde la consulta de primaria. Mientras que el Manual de Urgencias Psiquiátricas, elaborado por este mismo experto, está dirigido a especialistas en psiquiatría y a médicos de urgencias que desde los servicios de urgencias tienen que diagnosticar y tratar a pacientes con patologías psiquiátricas, este breviario ofrece al médico de familia, de una manera resumida y concreta, toda la información necesaria para tratar a este tipo de pacientes cuando se acercan a la consulta.

En cuanto al contenido, este breviario de Urgencias Psiquiátricas sigue el mismo esquema que el Manual, es decir, presenta información relevante sobre el diagnóstico y el abordaje terapéutico de diversas patologías psiquiátricas, posibles efectos secundarios de los tratamientos, protocolos de actuación y atención a pacientes con ciertas particularidades añadidas, como puede ser el caso de los inmigrantes.

Recomendado para

•Medicina familiar y comunitaria
•Psiquiatría

Publicado en Ciencia, Inmunología y Biología, Investigación, Medicina, Psiquiatría, Salud Mental, Salud y bienestar

“Entorno social en la infancia”


 

 

 

 

 

Entorno social en la infancia, reactividad emocional al estrés y trastornos de ansiedad y del estado de ánimo a través del curso de la vida.

(Childhood social environment, emotional reactivity to stress, and mood and anxiety disorders across the life course.)

Resumen
Antecedentes: Los entornos infantiles adversos están asociados con la aparición de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad en la edad adulta. Los mecanismos que subyacen a estas asociaciones en el curso de la vida siguen siendo poco conocidos. Se investiga si la reactividad emocional al estrés es un mecanismo en la asociación entre las características del entorno en la niñez y los trastornos adultos de ansiedad y de estado de ánimo.

Métodos: Los datos proceden del Estudio de Desarrollo Adulto, un estudio longitudinal de hombres (N = 268), seguidos por casi siete décadas a partir de la adolescencia tardía. Se evaluaron las características del entorno social en la niñez durante visitas domiciliarias y entrevistas con los padres de los encuestados al ingreso en el estudio. Se evaluó la reactividad del estrés durante el segundo año de los encuestados en la universidad a través de exámenes médicos. Se comprobó el inicio de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad en la edad adulta por psiquiatras de investigación que completaron historias clínicas de datos recopilados mediante entrevistas, cuestionarios y exámenes físicos durante evaluaciones repetidas desde la edad de 20 años hasta los 70.

Resultados: Los encuestados con mejores entornos infantiles en general y un mayor número de puntos fuertes del entorno tuvieron menos probabilidades de desarrollar un trastorno del estado de ánimo o de ansiedad en la edad adulta que los encuestados con ambientes infantiles más adversos. Se observó una reactividad superior al estrés entre los encuestados de familias con menor estatus socioeconómico y con entornos infantiles caracterizados por mayor conflicto y adversidad. La elevada reactividad al estrés, a su vez, predijo el inicio de los trastornos adultos de ansiedad y del estado de ánimo.

Conclusión: Una mayor reactividad emocional en la edad adulta temprana está asociada tanto con entornos infantiles adversos como con el riesgo elevado de desarrollar trastornos del estado de ánimo y de ansiedad en la edad adulta. La reactividad emocional puede ser un mecanismo que vincula la adversidad infantil a los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad en la edad adulta.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original: onlinelibrary.wiley.com/journal/10.1002/(ISSN)1520-6394

Abstract
Background: Adverse child environments are associated with the onset of mood and anxiety disorders in adulthood. The mechanisms underlying these life-course associations remain poorly understood. We investigate whether emotional reactivity to stress is a mechanism in the association between childhood environment characteristics and adult mood and anxiety disorders.

Methods: Data are from the Study of Adult Development, a longitudinal study of men (N = 268) followed for nearly seven decades beginning in late adolescence. Childhood social environment characteristics were assessed during home visits and interviews with respondents’ parents at entry into the study. Stress reactivity was assessed during respondents’ sophomore year of college via physician exam. Onset of mood and anxiety disorders in adulthood was ascertained by research psychiatrists who completed chart reviews of interview, questionnaire, and physical exam data collected during repeated assessments from age 20 to 70.

Results: Respondents with better overall childhood environments and a greater number of environmental strengths were at lower odds of developing a mood or anxiety disorder in adulthood than respondents with more adverse childhood environments. Higher stress reactivity was observed among respondents from families with lower socio-economic status and with childhood environments characterized by greater conflict and adversity. Elevated stress reactivity, in turn, predicted the onset of adult mood and anxiety disorders.

Conclusion: Heightened emotional reactivity in early adulthood is associated with both adverse childhood environments and elevated risk for developing mood and anxiety disorders in adulthood. Emotional reactivity may be one mechanism linking childhood adversity to mood and anxiety disorders in adulthood.