Publicado en ALZHEIMER/DEMENCIA, NP, psicogeriatría, Uncategorized

La enfermedad cerebrovascular puede ser el determinante principal de la psicosis en pacientes con Alzheimer


Autor/es: Fischer CE; Qian W; Schweizer TA (et al.)
Fuente: Journal of Alzheimer’s Disease
Fecha: Noviembre 2015

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Un estudio que se publica en ‘Journal of Alzheimer’s Disease’ ha descubierto que la patología cerebrovascular es un determinante importante de la psicosis en personas con la enfermedad de Alzheimer. La enfermedad cerebrovascular se trata de un grupo de trastornos que restringen la circulación de la sangre al cerebro.

Cerca de la mitad de todos los pacientes con Alzheimer desarrollan síntomas de psicosis, como delirios o alucinaciones, pero los mecanismos patológicos que subyacen a los síntomas psicóticos no están claros, lo que limita la capacidad para gestionarlos y tratarlos. Algunos estudios han sugerido que están vinculados con las causas subyacentes del Alzheimer, como los depósitos de proteínas que se encuentran en el cerebro de pacientes con Alzheimer, pero otros no encontraron correlación.

Utilizando información de la base de datos del Centro Nacional Coordinador del Alzheimer recogida de 29 centros de la enfermedad de Alzheimer en Estados Unidos entre 2005 y 2012, los investigadores, dirigidos por la doctora Corinne Fischer, psiquiatra e investigadora en el Hospital St. Michael, en Canadá, analizaron los datos de la autopsia de 1.073 personas.

7161de74f424a049d500095acd0e04d3

De las 890 personas que habían sido diagnosticadas clínicamente con la enfermedad de Alzheimer mientras estaban vivas, las personas con mayor probabilidad de ser psicóticas fueron aquellas cuyas autopsias demostraron que presentaban más signos físicos de Alzheimer, como placas neuríticas (depósitos de proteínas) y ovillos neurofibrilares (fibras retorcidas ubicadas dentro de las células cerebrales).

Pero cuando estudiaron a las 728 personas cuyas autopsias confirmaron que tenían la enfermedad de Alzheimer, las personas con psicosis no mostraron aumento de la evidencia física de Alzheimer. El Alzheimer sólo se puede confirmar a través de una autopsia, por lo que algunos pacientes en el grupo clínicamente diagnosticado habían sido mal diagnosticados con Alzheimer.

En ambos grupos de pacientes, la psicosis se correlacionó significativamente con cuerpos de Lewy, agregados anormales de proteínas que se hallan en las células nerviosas de pacientes con la enfermedad de Parkinson. Esto no fue un hallazgo inesperado, ya que la psicosis es prominente cuando la demencia acompaña a la patología de Parkinson.

Lo que fue totalmente inesperado fue el papel prominente en la psicosis de los factores de riesgo vascular (hipertensión, diabetes, edad al dejar de fumar) y lesiones cerebrales relacionadas con la enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños.

Se cree que alrededor de un 19 por ciento de las personas con Alzheimer que viven en la comunidad (en lugar de en las instituciones) tiene delirios y un 14 por ciento, alucinaciones. Los síntomas psicóticos son significativos en los pacientes de Alzheimer, ya que se ha demostrado que se asocian con un aumento de la carga de los cuidadores, incremento de la disminución funcional y una progresión más rápida de la enfermedad.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.j-alz.com/

 

Etiquetas →
Fuente:
Publicado en PSICOLOGÍA, Uncategorized

Los propósitos de año nuevo tienen que ser alcanzables y no deben surgir de “la urgencia porque es 1 de enero”


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Por qué con el Año Nuevo decimos que vamos a ser mejores personas o que vamos a empezar a ir al gimnasio?

Los propósitos de año nuevo tienen que ser alcanzables y no deben surgir de “la urgencia porque es 1 de enero”

  • Expertos del Colegio de Psicología de Bizkaia dan una serie de pautas sencillas para plantearse los denominados “propósitos de Año Nuevo” con el fin de lograr éxito en su consecución y no obtener una frustración

  • El problema de los propósitos es que casi siempre están mal formulados y nacen de los “deberías”, que son como mandatos sociales y no vienen de una reflexión interna

  • El año nuevo tiene un carácter especial porque es considerado por todos como un hito en el que se acaba una etapa y empieza una nueva y sentimos la necesidad de empezarlo bien

802ae18132847e7ee4cb6367b3ff1ec12ccc256bc342b9aa5fdb0b4695da11d2

Bilbao, diciembre de 2015.- ¿Por qué con el año nuevo todos decimos que vamos a ser mejores personas, que vamos a dejar de fumar o que vamos a empezar a ir al gimnasio? El año nuevo tiene un carácter especial porque es considerado por todos como un hito en el que se acaba una etapa y empieza una nueva y sentimos la necesidad de empezar bien ese nuevo tiempo y queremos mejorar nuestra vida planteándonos varios propósitos.

El problema de estos propósitos es que casi siempre están mal formulados y nacen de los “deberías”, que son como mandatos sociales y no vienen de una reflexión interna de cada uno y corresponden en muchos casos a aquello que la sociedad nos dice que debemos ser y por eso los hacemos nuestros. Como nacen de fuera, no nacen de un proceso de reflexión interna. Las motivaciones que vienen de fuera caducan fácil y rápidamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta reflexión ha sido realizada por Jon Fernández Sánchez, psicólogo del Colegio de Psicología de Bizkaia, ante el año nuevo y los múltiples propósitos que muchas personas se plantearán durante estos últimos días del 2015 y primeros días del 2016. En este sentido, el experto aconseja seguir una serie de pautas sencillas a la hora de plantearse los denominados “propósitos de año nuevo” con el fin de lograr éxito en su consecución y no obtener una fustración:

En primer lugar,los propósitos deben venir de una motivación interna, no marcados por la sociedad. Para que un propósito se cumpla tiene que venir de una motivación interna, que son las más poderosas. Esto se realiza con el planteamiento de unos propósitos que tengan que ver con nuestro momento vital y con una necesidad real, reflexionada y que sea nuestra. Así cambiaremos el “debería adelgazar”, por ejemplo, por el “quiero adelgazar”. Esa persona se habrá dado cuenta de que tiene que bajar de peso y que tiene que cuidarse, no porque la sociedad se lo marca.

Además, deben estar formulados en el presente y en el día a día porque los propósitos no deben poner el foco en la meta que queremos conseguir. Todos los que se enfoquen en el futuro son difíciles de cumplir. Hay que marcarse fines cortoplacistas que podamos ir desarrollando día a día.

d2b6c8ceb74e86a4c151571f42219b5d

Asimismo, es importante que no estén ligados a unas fechas. Un propósito ha de surgir y no tiene que nacer de una urgencia porque es 1 de enero. Si aparece el 15 de enero o 23 de marzo es igual de legítimo. Cualquier momento del año es bueno para plantearse un propósito.

Por último, es importante que los objetivos sean lógicos y alcanzables. Pueden suponer un esfuerzo pero no deben ser en un ningún caso un sacrificio ni tortura. Los resultados, y el camino que se ha de seguir para lograrlos, deben ser una recompensa para uno mismo.

Etiquetas →
Fuente:
Publicado en cefaleas, migrañas, NP, psicogeriatría, Uncategorized

Investigadores analizan la anatomía y la estructura cerebral de las personas con migraña


f1270e004f446f025fea9bf39d1cc414

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) –

Investigadores del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona y del departamento de Ingeniería Biomédicas del Hospital Quirónsalud Valencia están llevando a cabo un estudio, con técnicas avanzadas de neuroimagen, para estudiar la anatomía y estructura cerebral de personas con migraña.

Se trata de una patología crónica que afecta al 12 por ciento de los españoles y que se presenta en forma de episodios de dolor pulsátil de cabeza, de moderados a graves, que afectan a media cabeza y que suelen aparecer acompañados de náuseas y vómitos.

55970789e08a105dbbd6ccb2c3abf7a4

“Los pacientes que la padecen suelen incrementar su malestar con la luz, el sonido, al hacer pequeños esfuerzos o con el traqueteo de la cabeza”, ha explicado el jefe de servicio de Neurología del Hospital Universitari Dexeus, Roberto Belvís, para informar de que es una enfermedad hereditaria en la que hay una predisposición a sufrir episodios ante el estrés, los problemas hormonales, el ayuno y los trastornos del sueño.

De hecho, está considerada como la octava causa de discapacidad. En este sentido, los investigadores pretenden estudiar el sustrato anatómico cerebral de pacientes con migraña y compararlo con personas sanas. “Pese a que en los últimos años ya se han descrito algunas anomalías en el cerebro difíciles de definir, como lesiones en los pacientes con migraña, la realidad es que la mayoría de estas alteraciones no son específicas de la migraña, pues aparecen también en otras condiciones y enfermedades”, ha comentado el especialista de la Unidad de Ingeniería Biomédica del Hospital Quirónsalud Valencia, Gracián García.

56385631

En concreto, en la investigación, en la que participan cuatro hospitales de la red Quirónsalud, se han adquirido imágenes de resonancia magnética cerebral de alta resolución espacial, tanto a pacientes con migraña como a personas sanas. Estas pruebas son analizadas con aplicaciones avanzadas de neuroimagen para determinar si existen alteraciones “muy sutiles”, no perceptibles al ojo humano, en los cerebros de los pacientes migrañosos cuando se comparan con el grupo de referencia control.

“Los resultados evidencias que existen daños en la sustancia gris de los pacientes. Estas alteraciones tienen una correlación significativa con los años de evolución de la enfermedad: cuantos más años de evolución de la enfermedad en la persona, mayores son los daños. Los resultados se circunscriben a la región precentral del cerebro, relacionada con el procesamiento de múltiples estímulos y procesos, entre los que se encuentra el dolor”, ha zanjado el especialista de la Unidad de Ingeniería Biomédica del H. Quirónsalud Valencia Roberto Sanz.

Etiquetas →
Fuente:
Publicado en ESQUIZOFRENIA, Psicosis/Diagnóstico, Uncategorized

La dieta cetogénica, alta en grasas pero baja en carbohidratos, podría ser efectiva en el tratamiento de la esquizofrenia


fab166918f68eb9d4cac87901fb30ad3
Fuente: Schizophrenia Research
Referencia: Volumen 169, número 1-3, página(s) 491–493
Fecha: Diciembre 2015
Según sugiere un estudio de la Universidad James Cook de Australia, publicado en Schizophrenia Research, la dieta cetogénica, es decir, una dieta con niveles elevados de grasas pero baja en carbohidratos (azúcares), proporcionaría fuentes de energía alternativas (los denominados cuerpos cetónicos, producidos por la descomposición de la grasa) y ayudaría a rodear las vías de energía celular de funcionamiento inadecuado en el cerebro de los esquizofrénicos.

Los investigadores descubrieron que proporcionar una dieta cetogénica a ratones hace que estos presenten menos síntomas similares a la esquizofrenia, medida en forma de hiperactividad psicomotor, conducta estereotipada, aislamiento social, dificultad de coordinación de movimientos (ataxia) y déficits de memoria funcional, que reflejarían los síntomas positivos, negativos y cognitivos de la esquizofrenia, respectivamente. La dieta cetogénica lleva empleándose desde los años 20 del siglo pasado para el manejo de la epilepsia resistente a fármacos y más recientemente para perder peso por parte de culturistas. La mayor parte de la energía de esta dieta proviene de grasas: mantequilla, queso, salmón, etc. Esta dieta, sugieren los investigadores, podría emplearse inicialmente en combinación con medicamentos para controlar la enfermedad del paciente.

Los autores del estudio creen que la dieta interviene en los síntomas de esquizofrenia al proporcionar fuentes de energía alternativas (los denominados cuerpos cetónicos, producidos por la descomposición de la grasa) ayudando así a evitar o rodear las vías de energía celular de funcionamiento inadecuado en el cerebro de los esquizofrénicos; se sabe por otros estudios que la neurotransmisión anormal de glutamato, la hiperfunción del neurotransmisor GABA y otras graves alteraciones del metabolismo de la glucosa podrían estar detrás de la pato-fisiología de la esquizofrenia.
Por otra parte, la dieta cetogénica podría tener un beneficio adicional: impide ganar peso, previene problemas cardiovasculares y diabetes tipo 2, que son algunos de los efectos secundarios de algunos de los fármacos que se recetan para el control de la esquizofrenia. Los investigadores esperan confirmar sus hallazgos en un segundo modelo animal antes de pasar a preparar un posible ensayo clínico en humanos.
Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.schres-journal.com/home
Etiquetas →
Fuente:
Publicado en Adicciones, Uncategorized

La susceptibilidad a la adicción a la cocaína puede estar relacionada con el control diferencial de un receptor neuronal


616215195ea3e72439694715ba286b83
Fuente: Neuropsychopharmacology
Fecha: Noviembre 2015

Las neuronas se comunican entre ellas mediante unos compuestos químicos llamados neurotransmisores, que se unen a los receptores neuronales para transmitir la información. Uno de estos receptores es el receptor cannabinoide de tipo 1 (CB1), que está involucrado en muchos procesos de comportamiento y es por ello una posible diana para tratar varias enfermedades mentales y neurológicas.

f14ba80282207453c374ea7f1bb17fc4

Estudios anteriores demuestran el papel crucial que juega el receptor CB1 en la adicción, pero es la primera vez que se estudian las diferencias en los efectos que la cocaína ejerce sobre los procesos de aprendizaje asociativo y la sensibilidad a la cocaína dependiendo de su localización en neuronas glutamatérgicas o gabaérgicas, respectivamente.Los resultados de esta investigación en la que participa el grupo de Neurofarmacología del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (DCEXS) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), aparecen en un artículo publicado en la revista Neuropsychofarmacology.

1264ed3266a79bed931e47624434c691

Las neuronas glutamatérgicas son aquellas que producen el neurotransmisor excitador llamado glutamato, mientras que las neuronas gabaérgicas sintetizan el neurotransmisor inhibidor GABA. Mediante el uso de ingeniería genética, los científicos han eliminado el receptor CB1 en neuronas glutamatérgicas o gabaérgicas de ratones, y han observado su fenotipo durante la auto-administración de cocaína. Tras varios experimentos de comportamiento, los expertos han concluido que, el receptor CB1 ejerce un control diferencial sobre el consumo de cocaína según esté localizado en neuronas glutamatérgicas o gabaérgicas. Por ejemplo, los ratones que no poseían receptor CB1 en las neuronas gabaérgicas necesitaban menos dosis de cocaína para obtener la misma sensación placentera que los ratones normales: eran más sensibles a este efecto. Así, los receptores CB1 localizados en neuronas gabaérgicas controlan la sensibilidad a los efectos de la cocaína, mientras que han observado que los receptores CB1 localizados en las neuronas glutamatérgicas controlan los aspectos relacionados con la búsqueda de cocaína mediante la regulación de los procesos de aprendizaje asociativo. Estos resultados conducen a deducir que la susceptibilidad a la adicción a la cocaína puede estar influida por el control diferencial de los receptores CB1 en las neuronas glutamatérgicas y gabaérgicas.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.nature.com/npp/

 

Fuente:
Publicado en DIAGNÓSTICO, ESQUIZOFRENIA, Psicosis/Diagnóstico, Uncategorized

Científicos de la UGR y el Hospital San Cecilio de Granada revolucionan el diagnóstico de la psicosis


Fuente: Schizophrenia Research
Referencia: Volumen 169, número 1-3, página(s) 248–254
Fecha: Diciembre 2015

Un estudio pionero a nivel mundial determina por primera vez científicamente los síntomas de los tres tipos más frecuentes de psicosis que existen: esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo y trastorno delirante

Este trabajo, publicado en la revista Schizophrenia Research, ayudará a personalizar el diagnóstico y el tratamiento de estos pacientes, y tiene, además, importantes implicaciones para las prestaciones sociales y sanitarias que se dan a estos enfermos en la actualidad

04/12/2015 Un estudio del grupo de investigación CIBERSAM, dirigido por el catedrático de la Universidad de Granada y de la Unidad de Salud Mental del Hospital San Cecilio de Granada, Jorge Cervilla Ballesteros, ha mejorado notablemente el diagnóstico de los tres tipos más frecuentes de psicosis que existen: esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo y trastorno delirante.

98bb1bb0cb5acaa0e86d7cb767cfadbd

En el trabajo, publicado por la revista Schizophrenia Research, también participa José Eduardo Muñoz Negro, de la Unidad de Salud Mental del Complejo Hospitalario de Granada, y en él han participado 550 pacientes con psicosis de Granada y Barcelona.

Este estudio, pionero a nivel mundial, ha corroborado empíricamente que, desde el punto de vista de sus síntomas mentales, los tres tipos de psicosis son significativamente distintos, algo que hasta ahora sólo estaba apoyado por definiciones teóricas no demostradas científicamente.

La psicosis hace referencia a un estado mental descrito como una escisión o pérdida de contacto con la realidad. Las personas que experimentan psicosis pueden presentar alucinaciones o delirios y pueden exhibir cambios en su personalidad y pensamiento desorganizado. Estos síntomas pueden ser acompañados por un comportamiento inusual o extraño, así como por dificultad para interactuar socialmente e incapacidad para llevar a cabo actividades de la vida diaria.

Un grave trastorno mental

8de00e20b090f54a6bdb6e9229aca2aa

Como explica el profesor Cervilla Ballesteros, “las psicosis son los trastornos mentales más graves que se manifiestan con síntomas en que el paciente sufre distorsiones en su percepción o entendimiento de la realidad”.

Este trabajo de investigación ha supuesto “un respaldo sin precedentes hasta la fecha” en el diagnóstico de las psicosis, “un paso de gigante que, además, tiene importantes implicaciones para las prestaciones sociales y sanitarias que se dan a los pacientes en la actualidad”, explica el autor principal.

Además, el artículo proporciona las claves para redefinir los subtipos de dichas psicosis que, como sugieren los doctores Muñoz Negro y Cervilla, “deben ser perfilados en función de la intensidad encontrada en las distintas dimensiones de síntomas (maníaca, negativa, depresiva, positiva y cognitiva)”.

Desde el punto de vista clínico, estos hallazgos obtenidos por la UGR y el Hospital Clínico San Cecilio “ayudarán a personalizar el diagnóstico y el tratamiento de este grupo de pacientes con trastorno mental grave”, concluyen.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.schres-journal.com/home

Fuente:
Publicado en Neurología General, NP, psicogeriatría, Uncategorized

Las personas atrevidas tienen más materia blanca cerebral lo que les otorga mayor inteligencia


 eac92aaec24a768196eec1fa9a0c8955
cc6fe4dcf843ab9834382e64dfa6d376
Fuente: Plos ONE
Fecha: 2015

Según un nuevo estudio, realizada por la Universidad de Turku de Finlandia y la Fundación SINTEF de Noruega, las personas temerarias o atrevidas tienen un cerebro bien desarrollado e incluso más capaz que los individuos conservadores. En concreto, tienen significativamente más materia blanca, la red neuronal que transmite señales en forma de impulsos nerviosos.

El objetivo del proyecto era investigar los procesos de toma de decisiones en los cerebros de 34 hombres jóvenes, de 18 y 19 años. A partir de tests psicológicos, estos hombres fueron divididos en dos grupos: los que asumían pocos riesgos y los que asumían riesgos importantes. ”Esperábamos encontrar que los hombres jóvenes que pasaban mucho tiempo decidiendo qué hacer en una situación de riesgo y, en consecuencia, tuvieran más desarrolladas las redes neuronales, tomaran decisiones rápidas y oportunas”, dice Dagfinn Moe, uno de los autores del trabajo. “Esto punto había sido ya bien documentado en una serie de estudios. Sin embargo, nuestro proyecto reveló todo lo contrario”.

Las imágenes tomadas de los cerebros de los jóvenes revelaron grandes diferencias en la materia blanca. Aquellos hombres jóvenes que tomaban decisiones rápidas durante simulaciones de conducción, tenían significativamente más materia blanca que los que dudaron, evaluaron la situación y optaron por conducir con seguridad.

d8f6313213cf903f359e215c1a6f4670

“Este hallazgo es interesante y será importante para nuestra forma de entender el desarrollo del cerebro y del potencial de aprendizaje relacionado con la disposición del riesgo”, explica Moe. “Esto va a ser una información útil para padres, maestros, entrenadores deportivos y, no menos importante, para instructores de conducción, cuando se ha de evaluar el comportamiento de alto riesgo entre conductores jóvenes”, añade.

Para el estudio, los investigadores emplearon un juego de conducción en el que los participantes obtenían puntos en función del nivel de riesgo que estaban dispuestos a asumir. La prueba a la que fueron sometidos consistía en una simulación de un viaje en coche, en la que había que atravesar 20 semáforos.

Antes de las pruebas, los sujetos fueron divididos en dos grupos, los que asumían riesgos altos (TRH) y los que asumían riesgos bajos (LRT).  La tarea asignada a los jóvenes fue que, al encontrarse con una luz de color ámbar en los semáforos, podían decidir si se debían detener o aprovechar la oportunidad para completar el viaje entero lo más rápido posible. La decisión de parar sumaba tres segundos al tiempo total empleado en el recorrido; y una colisión sumaba seis segundos. En otras palabras, los mejores tiempos fueron logrados por aquellas personas que hacían caso a las luces ámbar y evitaban con ello las colisiones, pero los sujetos no podían saber de entrada si iban a encontrarse con otro coche en los cruces.

57f68db49464f2d2df876d179ee7d4da

Todos los participantes probaron el juego antes de que comenzaran las pruebas formales, donde fueron sometidos a una exploración de sus cerebros. Antes de las pruebas, fueron evaluados además sobre cualquier deficiencia anatómica o sobre problemas y condiciones de salud mental que pudieran haber influido en las funciones cognitivas que se iban a medir. Asimismo, todos ellos eran diestros.

La primera medición, realizada con FMRI, analizó las diferencias de activación local en la materia gris del cerebro durante el desarrollo de la prueba. La segunda medición implicó un análisis de imágenes de tensor de difusión (DTI) con el que se estimó la diferencia entre los grupos en la integridad de la materia blanca, en función en concreto de la calidad de la vaina de mielina que rodea las fibras nerviosas de dicha materia.

Así, los resultados proporcionaron una imagen de la actividad neuronal local en los momentos en que las decisiones eran tomadas por los individuos de los dos grupos.  Así fue como se detectaron las diferencias estructurales del sistema de transmisión de la señal del cerebro entre los más riesgosos y los menos.

Las medidas se tomaron en el momento en el que los participantes tomaban la decición de parar o seguir adelante en cada semáforo en ámbar. Los resultados mostraron que los voluntarios más arriesgados no dudaban mucho tiempo antes de tomar sus decisiones. Su optimismo, su voluntad de tener una oportunidad, y la fe en su éxito marcaron estas decisiones. Mientras, los hombres poco arriesgados se encontraban en un dilema. ¿Debían aprovechar la oportunidad aún a riesgo de estrellarse?  Elegir el botón de “parada” fue la decisión más segura para salir al paso.

El análisis de la materia blanca en los dos grupos reveló diferencias importantes y evidentes  entre ambos tipos de personas. Estas diferencias fueron constatadas en la corteza prefrontal, en los tractos (o haces de fibras) interhemisféricos (situados entre los dos hemisferios cerebrales); y en la parte posterior del cerebro que controla la visión.

“La temeridad y el riesgo de disposición activan y desafían la capacidad del cerebro y contribuyen al aprendizaje, las estrategias y el desarrollo de la capacidad de enfrentarse”, explica Moe. “Pueden estimular el comportamiento hacia la toma de riesgos en personas ya predispuestas a adoptar esos riesgos para afrontar estos de manera óptima”.

A raíz de estos resultados, Moe asegura que “debemos dejar de considerar el atrevimiento y la disposición al riesgo  como patrones de comportamiento no deseados e incontrolados”.  Ahora, junto con el Centro de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Turku, el investigador está planeando un nuevo estudio sobre enfoques educativos dirigidos a ambos tipos de sujetos, de riesgo alto y bajo.

“Creemos que este resultado es una contribución muy importante a nuestra comprensión de la influencia de actitudes como la curiosidad, la audacia y el juego en el desarrollo del cerebro y de nuestras habilidades físicas y mentales”, señala Moe. “El espíritu audaz está profundamente arraigado en nuestra naturaleza, en todos y cada uno de nosotros. Pero puede conllevar accidentes para aquellos que no estén bien preparados”, concluye.

Acceso gratuito al texto completo.

Fuente:
Publicado en Adicciones, COCAINA, DROGAS, Uncategorized

¿Cómo cambia y actúa la cocaína en nuestro cerebro?


Fuente: Cell Reports
Fecha: Noviembre 2015

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS)

La explosión de la energía y la hiperactividad que se produce al tomar cocaína es un reflejo más preciso de lo que está pasando en el cerebro de sus consumidores, según encuentra un estudio publicado este miércoles en la revista ‘Cell Reports’. A través de experimentos en ratas expuestas a la cocaína, los investigadores trazaron la red de circuitos que causan la enorme activación de las neuronas que producen dopamina, un neurotransmisor que regula el movimiento y la emoción.

Los resultados también ayudan a explicar cómo el consumo de cocaína finalmente conduce a la desensibilización. Los investigadores utilizaron moléculas trazadoras para seguir la actividad eléctrica en el cerebro en ratas expuestas a la cocaína y vieron que un centro de neuronas de la amígdala extendida (motivación/centro de aprendizaje del cerebro) actúa como un enlace entre la activación del subículo ventral (centro de la adicción en el cerebro) y la liberación hiperactiva de la dopamina.

Con el tiempo, el incremento de la activación de una parte clave de la amígdala extendida -el núcleo del lecho de la estría terminal– produce un aumento de larga duración en la transmisión de señales a las neuronas que generan dopamina de manera que las ratas se volvieron insensibles a la cocaína. Dado que este cambio se produce dentro de la amígdala, puede explicar algunos de los efectos a largo plazo sobre el comportamiento y la motivación que se dan después de un uso prolongado de la cocaína.

89b6470eaedcaa86da79297edb406b82

“Desentrañar el circuito neuronal y la caracterización de los mecanismos sinápticos por los cuales el subículo ventral altera la excitabilidad de las neuronas de dopamina es un primer paso necesario para entender los cambios de comportamiento resultantes inducidos por la cocaína”, dice el autor principal, François Georges, de la Universidad de Burdeos, en Francia. “Demostramos que el subículo ventral recluta a los núcleos del lecho de la estría terminal para llevar a un hiperactividad persistente de las neuronas de dopamina y el control de la actividad inducida por la cocaína”.

fc3357aa68dc9fc8b68b44b020f13704
Portrait of Associate Professor Rina Das Eiden in Her Lab in the Research Institute on Addictions Photograph: Douglas Levere

Sorprendentemente, una sola estimulación del subículo ventral (que dura aproximadamente 10 minutos en una rata anestesiada) tuvo el mismo impacto en las neuronas del cerebro y de la dopamina que una inyección masiva de cocaína. Estos efectos duraron hasta cinco días y plantean la posibilidad de que las neuronas productoras de dopamina se pueden cambiar para responder de manera diferente a los estímulos.

Además de proporcionar conocimientos sobre los circuitos involucrados en la adicción a las drogas, los resultados podrían ser útiles para comprender e incluso cambiar la percepción de las recompensas naturales; por ejemplo, las relacionadas con la alimentación o el ejercicio, lo que planean perseguir los autores en el siguiente paso.

Acceso gratuito al texto completo.

Etiquetas →
Fuente:
Publicado en Salud Mental, Uncategorized

“La esquizofrenia es en realidad un síndrome”


X Jornadas Científicas de la Fundación Alicia Koplowitz

 

738658a2ca2e4ce5268e094e41439fceEl psiquiatra holandés Jim van Os propone transformar la psiquiatría, comenzando por cambios de nomenclatura.

María Sánchez-Monge. Madrid | Maria.Sanchez@diariomedico.com   |  02/11/2015 00:00

El psiquiatra Jim van Os es uno de los impulsores de una transformación profunda de la psiquiatría que va desde cambios en la nomenclatura de las enfermedades mentales hasta el desarrollo de nuevas estrategias de autogestión. Es conocido, sobre todo, por su apuesta de redefinir el concepto de esquizofrenia. Acaba de pronunciar una conferencia magistral en las X Jornadas Científicas de la Fundación Alicia Koplowitz, celebradas en Madrid, en la que ha expuesto su experiencia con el empleo de tecnología digital para ayudar a los pacientes a autogestionar su estado de ánimo.

8f76be114daecfeea8dabcc06eb20cbc

Para este experto del Departamento de Psiquiatría y Psicología del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Holanda), ha llegado la hora de superar definitivamente la definición de salud que habla de ausencia de enfermedad y sustituirla por “la capacidad de autogestionar los desafíos físicos, psicológicos y sociales”.

Tecnología digital
Para ese propósito, toda herramienta es bienvenida, y la tecnología es muy socorrida. El equipo de Van Os se ha implicado en una app dirigida sobre todo a gente joven que permite al paciente “hacer un seguimiento de su vida diaria. Es muy sencilla: da una señal diez veces al día, aleatoriamente, y en ese momento la persona tiene que entrar muy brevemente -no más de minuto y medio- dar datos sobre su estado de ánimo, dónde se encuentra, cuál es el contexto, si hay estrés, si hay consumo de drogas…”.Al cabo de una semana se pueden recopilar los datos, que “muestran la variación del estado de ánimo en respuesta al entorno”. Esa información se comenta con el médico, pero el propio programa también envía al interesado feedback sobre las implicaciones de los datos recabados.

08ba66068ca55b25b2a9906309fdb046

“Lo que realmente importa es la capacidad de producir afecto positivo en la vida diaria. Y los individuos no se suelen dar cuenta de que, aun encontrándose en un bucle negativo, siguen produciendo afecto positivo. Por eso, si haces un feedback dirigido sobre todo a las variaciones de las emociones positivas, se puede mejorar el sistema de recompensa”. Van Os apunta que se trata de “una terapia de tercera generación, centrada más en mejorar lo positivo que en disminuir lo negativo. La medicina del futuro es ayudar a la gente a que se ayude a sí misma”.

En esta línea, el psiquiatra considera que hay que cambiar la nomenclatura de las enfermedades mentales. En primer lugar, por el estigma asociado, por ejemplo, al diagnóstico de esquizofrenia. “En países como Japón equivale a una invitación al suicidio”

d6337e05886e24581316b6670fb6d196.

Y, por supuesto, por motivos científicos: “Médicamente, la esquizofrenia no es una enfermedad, sino un síndrome. Cuando le decimos a alguien que tiene esquizofrenia, que es una enfermedad muy grave y que no se va a recuperar, no es la verdad científica. La verdad es que es un síndrome muy heterogéneo. Puedes tener un pronóstico muy grave, pero también recuperarte”.

La prevalencia de lo que Van Os denomina síndrome de asignación de relevancia (en inglés, salience) aberrante sería del 3,5 por ciento, que es el porcentaje de población con síntomas psicóticos. La psicosis sería el elemento común, pero el síndrome mezcla diferentes dimensiones sintomáticas: además de una diferente asignación de relevancia al entorno, cambios en la motivación, afectivos, cognitivos… Un grupo de presión internacional está intentando introducir este nuevo enfoque conceptual en la clasificación internacional de enfermedades de la OMS.

c08b5bc035b3dab289915a92d222f719

Genes o ambiente: el eterno debate

La investigación sobre los factores genéticos y ambientales en la esquizofrenia está muy lejos de concluir.

“Lo que estamos descubriendo es que cada persona tiene probablemente miles de variaciones genéticas que aumentan el riesgo de padecer esquizofrenia”, señala Jim van Os. “Y la magnitud del efecto de cada una de esas variantes es mínimo”, añade. “Es una vulnerabilidad humana, tal y como sucede con la depresión”. Pero algunas cosas empiezan a estar claras: “Los factores ambientales con mayor impacto son los que se producen de forma temprana”.

Fuente:

 

http://www.diariomedico.com

Publicado en Neurología General, NP, psicogeriatría, Uncategorized

El sentido del gusto está totalmente programado


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuente: Nature
Fecha: Noviembre 2015

En relación con el sentido del gusto, se suele pensar que las papilas gustativas son las encargadas de detectar los cinco sabores de la comida y enviarle esa información al cerebro. Pero ahora, un grupo de investigadores del Columbia University Medical Center, ha publicado un artículo en la revista «Nature» en el que demuestran que se puede provocar que un ratón perciba que el agua es dulce o amarga solo con modificar un grupo de neuronas del cerebro.

«Lo más importante de este estudio es el descubrimiento de que es posible “recrear” la percepción de sabor de un animal, y la representación interna de los sabores dulce y amargo, manipulando directamente el cerebro», ha explicado Charles S. Zuker, director del estudio e investigador del Howard Hughes Mecical Institute. Por eso, en su opinión, «el sabor, tal como lo conocemos, está en último término en el cerebro, no en la lengua».

c0f88e707e5ce087aa5001599733d6cd

Esto, dicho de otra forma, significa que la lengua puede tener receptores para captar el sabor amargo y dulce, pero es en el cerebro donde esas señales adquieren sentido.

«En este estudio, queríamos comprobar si hay regiones específicas en el cerebro que activan la sensación de amargo y dulce. Si las hay, al silenciar esas regiones se evitaría que el animal percibiera esas sensación, a pesar de que le diéramos estímulos de dulce o amargo (en la lengua)», ha explicado Zucker. Por eso mismo, «si activamos esas zonas, ellos deberían percibir un sabor dulce o amargo aunque estuvieran bebiendo agua».

Cuando los científicos inyectaron una sustancia para silenciar las neuronas para el sabor dulce, los ratones dejaron de percibir este sabor, pero seguían percibiendo el amargor. Lo mismo pasó cambiando los papeles. Incluso, si se les daba agua y se activaban esas zonas, los animales saboreaban lo que los investigadores querían.

fe1032242b2555ade7ee38d6db165be7

Para ello, recurrieron a la optogenética, una técnica que permite modificar el cerebro de animales de experimentación para que neuronas concretas respondan a la luz de un láser y se puedan activar o desactivar a voluntad. Además, observaron si los animales chupaban más en busca de agua supuestamente dulce, o si al contrario aparecían náuseas y rechazo a lo amargo.

Incluso entre los animales que nunca habían percibido ninguno de esos sabores antes, observaron estas respuestas activando y desactivando neuronas concretas. Por ello, para Zuker, «estos experimentos prueban formalmente que el sentido del gusto está totalmente programado, y que es independiente del aprendizaje y la experiencia», cosa que no ocurre con los olores, tal como apunta el científico.

Mientras los investigadores siguen estudiando cómo estas neuronas del sabor se relacionan con otras y regulan comportamientos, Zucker destaca que en humanos el gusto también es innato y programad o, cosa probada en el rechazo de los bebés a lo amargo y en su gusto por lo dulce. «Pero, a diferencia de la mayoría de los animales, podemos aprender a que nos guste lo amargo (como la cerveza y el café) o a que no nos guste lo dulce», conclue el investigador.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://www.nature.com/nature/index.html 

Etiquetas →
Fuente: